Cómo dejar de caer en amor con la idea de que alguien

Terra Seguuntur Somnia

2020.10.12 17:21 LoquenDiego Terra Seguuntur Somnia

Terra Seguuntur Somnia
Me llamo Kevin, mi vida, es algo interesante, algo que me gusta contarle a la gente de como he vivido y lo que he hecho, siempre he sido un poco engreído, machista e incluso racista en mi vida, una cultura entre comillas, que adopté de mi abuelo. Siempre fue el estereotipo racista y homofóbico que se te puede ocurrir, alguien con quien no se podía razonar. Sólo era él, sentado hasta el último de sus patéticos días hasta que murió. Debo de ser honesto, nunca me agradó, me dejó sus enseñanzas, gracias a ellas conseguí una esposa que aceptó su lugar en la sociedad como un ama de casa, es muy linda, de hecho a veces me deja un papel en mi ropa limpia con una frase o una mierda así, la verdad nunca las leo, pero a veces recuerdo que las pone, y me da felicidad tener de alguien que me cuide. Quizás pienses que soy un opresor de mierda que no merece vivir ni amar y la verdad es que sí. Nunca contraté personas de color ni latinoamericanas, simplemente son un estorbo que vengan al país pensando que harán o nos beneficiarán en algo, pero pues por aquella época era algo común, Estados Unidos era mandado por el hombre blanco, extraños aquellos momentos, mi vida fue llena de reconocimientos de halagos. Ya saben prostitutas, alcohol, adicciones, etcétera. Hasta que visité ese pueblo. Terra Seguuntur Somnia, es un nombre que nunca olvidaré, ese pueblo me cambió para siempre un lugar mágico. Como sea, estuve trabajando para una compañía que no diré el nombre para evitar que me toquen los huevos en un futuro. Trabajé con ellos durante 6 años, en una ocasión tuve que viajar a Ontario, Canadá. Por cuestiones que no diré para no dar mi ubicación exacta hice el viaje en automóvil a pesar que no era necesario, quedaba lo suficientemente lejos para tomar otro tipo de transporte. Supongo que fue por la idea de ir viendo la carretera por un largo tiempo. En fin, realicé el viaje, estuve bien si así se le puede llamar, no hubo nada raro durante el día. Me alojé en algunos moteles y comí en varios restaurantes, la gente de Ontario parece ser un poco curiosa, me veían raro. No tengo idea sobre que estarán pensando. Pueden pensar que soy otro maldito Yanqui que viene de visita, u otra suposición idiota que se les puede ocurrir. Estuve conduciendo por varias horas después de comer en un restaurante, vi un cartel que decía Bienvenido a Terra Seguuntur Somnia, vaya nombrecito de mierda pensé. Cuando comenzó a llover mezclado con un sentimiento de inseguridad que pasaba por mi cabeza, a los 20 minutos volví a ver el cartel Terra Segguntur Somnia. Me rasqué la cabeza varias veces, no era posible que diera vueltas en círculos, ya que es una carretera, pasaron 20 minutos y volvió a saltarme el cartel de mierda que decía Bienvenido a Terra Seguuntur Somnia. Ya me detuve para pensar bien que estaba pasando, era la tercera vez que veía el cartel, como era eso posible. Decidí conducir muy despacio sin mover el volante, así si todo era dar vueltas en círculos lo sabría y sabré qué hacer. Pero conduje muy despacio sin mover el volante y 20 minutos pasaron y volví a ver el jodido cartel de bienvenida. Me quedé pensando porque había dos cosas que no cuadraban la primera era la más obvia, no tenía sentido que el cartel volviera a aparecer en la carretera y la segunda, lo que menos tenía sentido de todo es que como carajos puede ser que a la velocidad que iba en 20 minutos avanzara lo mismo que la velocidad regular que tenía. Como sea decidí bajarme del coche. Por esto decidí caminar recto para confirmar si era una ilusión o no lo sé, para darle una explicación a todo lo que ocurría aquí, caminé y caminé, hice memoria y al menos por la hora de mi reloj ya habían sido más de 20 minutos y no salía el cartel, eso me extrañó aún más, esperaba ver el cartel ahí colgado y yo enojado descargando mi ira sobre eso, pero no apareció. En cambio, apareció un pequeño pueblo. Era un pueblito de no parecían más de 100 habitantes, solo caminaba escuchando el ruido de las gotas caer y resonar en mis oídos. Estuve buscando en con la vista desde lejos para ver si no había alguien, con lo anterior vivido ya me costaba confiar en alguien. No vi a nadie, me acercaba cada vez más, y solo veía la luz del sol salir a través de las nubes que cubrían el cielo. Me acerqué al pueblo pero definitivamente no había ni una alma estaba buscando y buscando solo para pedir ayuda, le tenía en ese momento, más miedo a la soledad que a otra cosa. Mi corazón se paró cuando vi a una niña a lo lejos, la vi y grité para llamar su atención. Solo corrió y fui tras ella, mientras corría desesperadamente por alcanzarla lograba distinguir la silueta de una iglesia, la niña entró en ella. Entré por igual y trataba de sonar amigable y no espantarla, presentándome y con mucha empatía, lo que más necesitaba en ese momento era algo de compañía. A medida que me acercaba la niña dibujaba una sonrisa en su cara. Me acerqué lo suficiente para pedir ayuda, la niña me dijo, toda tu gente morirá, mi cara pasó de la satisfacción al terror después de escuchar esa frase, corrí de la iglesia en la dirección en la que vine, cuando me alejé del pueblo lograba ver que entraba en un bosque, me preguntaba que mierda estaba ocurriendo, se supone que aquí debería estar en la carretera. No entendía que rayos pasaba, decidí mejor regresar, el bosque era bastante aterrador, me acobardé rápido. Al regresar pude ver a más gente, ya parecía un pueblo más, normal, si se le puede llamar así. Al tratar de hablar con las personas ellas me ignoraban o se asustaban de mí. Como si no supieran quien soy o a que vengo, como si fuera a hacerles daño. Tras eso, fui de casa en casa buscado aunque sea una mísera ayuda que me pudieran dar como seres humanos. Y gracias a Dios la encontré, en una de las muchas casas en las que toqué la puerta una pareja se dignó a abrirme. Me presenté educadamente, no conocía a estas personas pero si ellos me abrieron son la gente más cuerda que hay en este maldito pueblo. Ellos también se presentaron el hombre llamado Dele y su mujer llamada Margaret. Pregunté cómo podía volver a la carretera donde dejé mi auto. Ellos voltearon a verse muy extrañados y me preguntaron, ¿Qué es una carretera?, ¿Qué es un auto?, en ese momento no sabía si creer que eran tontos o lo fingían para no ayudarme, tal vez un poco de las dos cosas. Simplemente les dije, como salgo de aquí, ellos me miraron con ojos de compasión y me dijeron: Nunca hemos salido de aquí, hemos vivido toda nuestra vida en el pueblo, prestando nuestros servicios hacia el señor. Ya no podía segur en este maldito lugar, tenía que escapar todos estaban locos. Salí y ya todos se estaban ocultando en sus casas, volteaba a ver el cielo y al parecer estaba por oscurecer. Cuando quise preguntarles a Dele y Margaret me cerraron y dijeron que estaba maldito, debía redimirme de mis pecados, Dios se encargará de hacérnoslos saber. Me dejaron fuera y comencé a correr a donde fuera porque no quería estar allí en la oscuridad. Seguí corriendo hasta que recordé la iglesia, fui a ella y entré. En ella me encontraba con el corazón bastante agitado, no podía casi respirar y mi presión estaba al tope. Continué avanzando por el templo. Hasta que me topé con el cura de la iglesia. Me recibió con un abrazo, como si me conociera de toda la vida y me preguntó que hacía allí, bastante extrañado le seguí la corriente para llegar al punto de la conversación donde yo le pido ayuda para salir del pueblo. Fui hablándole de mi trabajo y poca información de mi vida privada, en fin, no lo conocía aunque él aparentara que sí. Continué formando varios lazos de “amistad” entre comillas, hasta que le pregunto, Padre, ¿cómo salgo de este lugar?, me mira con asombro, y exclama: No puedes salir, eres un pecador, hijo mío la única manera de salir de aquí es salir limpio y puro. Necesitas ser un creyente de la palabra de Dios, y por tu pasado estás muy lejos, esperamos a que llegue un día el salvador y otro día a que llegue el anticristo. Le repliqué porque decía esas cosas sin sentido aparente, él me explicó que este pueblo lleva generaciones esperando a que el nuevo salvador se presente, o que en otro caso, llegue el anticristo para corromper al mundo. Sinceramente no creo en ninguna de sus palabras, pero tras mirar en un cajón entre abierto que tenía en una parte del altar, logré ver instrumentos raros, puedo jurar que son de tortura. En fin el padre me dijo que debía limpiarme, me pasó al confesionario, entré, no porque creyera sino porque quería salir y estaba dispuesto a hacer lo que fuera, miré por la pequeña rejilla con agujeros para el sonido y no había nadie. Salí del confesionario y podía ver que ahora la iglesia lucía bastante diferente, de manera que todo era más oscuro, opté mejor por salir. Al salir veía que en todas las casas estaban las puertas abiertas. Entré en una de ellas y trataba de distinguir algo porque lógicamente no había electricidad estos locos viven en otro siglo. Buscaba algo de comida y escuché un ruido, era como el de un animal cuando vi que era una mujer, ella tenía sangre por la cintura como menstruación o no sé, tenía la mirada perdida y llevaba con ella un cuchillo en la mano dispuesta a atacarme, corrí inmediatamente de ese lugar, no podía aguantar mis lágrimas de desesperación. Cuando salí de la maldita casa logré ver que había más de una mujer en el pueblo, una me tomó por detrás y me susurró al oído, ¿te gusta?, te gusta lo que haces, disfrutaste cada vez que golpeaste a cada una de nosotras ¿no?, ¿sabe cómo se siente que te humillen?, pues mira lo que se siente. Esa maldita perra me cortó un dedo de la mano. Grité con mucho dolor y le di un cabezazo. Corrí de nuevo a la iglesia, ahora parecía un lugar alegre. Al entrar logré ver cosas deformadas, eran como humanos pero más primitivos, entre ellos al parecer no había géneros, estaban follando unos con otros, algo así como si fueran homosexuales. Logré ver que entre todos se comían a una persona que estaba recostada con el pene cortado y con el vientre abierto, casi como si fuera un pavo en la cena de navidad. Logré ver al padre en el confesionario, solo que tenía que atravesar a todas esas cosas para llegar al padre. Trataba de no llamar la atención pero el olor el insufrible olor que dejaba, me daba nauseas, comencé a casi vomitar, llegué al confesionario, bajé el telón y le preguntaba al padre que carajo eran esas cosas él me comentó que esas “cosas” eran personas, bueno alguna vez lo fueron, solo que el mundo en el que ellos vivían no era el correcto, los reprimieron tanto, que ellos solo deseaban ser felices y compartir su amor. Pero hubo gente como yo que no estaba de acuerdo con eso, he hizo todo lo posible para que ellos se reprimieran al modo que a él le gustaba. Y muchos de ellos se quitaron la vida poco después que los despidieran si no los han matado gente como yo. Sabía que estaba lejos de ser la mejor persona del mundo, pero no merecía tener este castigo, perdí uno de mis jodidos dedos por todo este alboroto. Sólo me quiero ir a casa, acostarme con mi mujer e imaginar que nada de esto pasó. El padre me comentó, Kevin, me temo que no te podrás ir de este lugar, no eres digno y nunca lo serás he visto tus pecados, mucha gente ha muerto por ti. Mucha gente ha sufrido por ti. Y tú piensas que no habrá un castigo para todo lo que has hecho. Debo confesarte que pensé que Dele y Margaret eran los elegidos para traer el mal pero me ha quedado que tú lo eres, tú y ellos serán ejecutados mañana a la atardecer. Ellos son cómplices del diablo. Margaret tiene al mismo anticristo dentro de ella, al igual que tu mujer. Sólo que de ella no tenemos por qué preocuparnos ahora. Después lo haremos, por el momento nos ocuparemos de ti. Tras eso, me tomaron unas personas por los brazos y me llevaron al altar. Ahí me desvistieron, me tocaron todas mis partes y ya saben, no hace falta tener mucha imaginación para adivinar lo que ocurrió. De tal manera que sufrí bastante, no podía levantarme me quedé en el suelo llorando y lamentando cada día que decidí dejar a mi familia. Mi parte inferior, sangra, hay mucha sangre. Tengo que salir de aquí, tuve que Fracturarme la mano para salir de las ataduras, tomé algo afilado, no puedo recordar que era lo que tomé pero, era lo suficiente como para matar a alguien. He apuñalado a varios de esos idiotas, es momento de ir a casa. Caminé sin rumbo por el bosque, intentando que alguien me ayudara. Que alguien se apiadara de mí. Caminé por tanto tiempo que ya ni sabía que decir o pensar, sabía que tarde o temprano moriría. Sin embargo; Una voz me susurró, sigue adelante, ahí encontraras una salida, una salida que solo te aliviará. Caminé y caminé, llegué a mi auto seguía en el mismo lugar. No sabía porque no se veía afectado con el tiempo incluso estaba la misma huella de mi trasero en el asiento, me subí y conduje lo que más pude. Conduje por 20 minutos y, salió el cartel. Bienvenido a Terra Seguuntur Somnia.
submitted by LoquenDiego to u/LoquenDiego [link] [comments]


2020.06.05 23:57 Eliancampos19 CULPA

Mi primer cuento que me animo a conocer publicar en internet, espero y les guste
CULPA
El olor a pólvora impregnó el aire. Al suceder el primer disparo, Luis vio un destello y después como un agujero rojo y profundo se formó en la frente de su maestra. El tiempo se hizo lento y una película de color rojo se sobrepuso a su visión. Su mano temblaba, pero aun así hacía un esfuerzo por sostener la pistola calibre 9mm. Juan uno de sus compañeros corrió hacia la puerta del salón, Luis con un movimiento rápido apuntó y disparó; la bala le dio justo en la espalda, penetrando piel y músculos para destrozar la espina dorsal de Juan. Sus demás compañeros se lanzaron pecho tierra para buscar refugio. Luis respiró hondo, embriagándose del olor a pólvora y carne quemada, en un éxtasis, dejándose llevar por la venganza de años de maltratos. Afuera del salón se encontraba lo que parecía ser un perro negro más grande de lo normal, que más parecía un coyote; tenía los ojos blancos, sin pupilas, mostraba sus afilados dientes. Continuó la masacre, Luis, apretando el mango del arma, fue hasta donde se encontraban Daniela, Lizbeth y Laura. Daniela rogó por su vida, mientras Laura y Lizbeth intentaban resguardarse con sus mochilas; Luis acertó tres disparos en la cabeza, después disparó dos veces a Laura en el cuerpo y una más a Daniela. Sacó de su bolsa otro cartucho y recargó, lo hizo de una manera perfecta. Prosiguió con Gerardo, con él, el trato fue especial, Lo agarró del pelo, jalándolo hacia arriba, quería ver sus ojos, forcejeó un poco, esquivó algunos rasguños, pero Luis le disparó en la sien, partes del cerebro salieron disparados junto a una mancha de sangre. El resto de sus compañeros corrían hacia afuera del salón. Luis vio lo que había hecho, El perro negro llegó hasta él. Era tiempo de terminar su obra, Puso el cañón en su boca, sintió el metal caliente y el sabor a hierro. Apretó el gatillo.
La alarma de su celular lo despertó, siempre se despertaba muy temprano para ir a la escuela. Vió hacia la ventana dándose cuenta que todavía estaba oscuro. Se levantó de su cama para ir al baño, después de orinar se miró en el espejo, se tocó la cicatriz que tenía debajo de la nariz, pasó sus dedos por su cabello negro. Él consideraba que si no fuera por esa cicatriz él sería más atractivo. Regresó a su habitación. Se vistió con el uniforme de la escuela, ese día era especial por lo tanto se sentía algo nervioso; de abajo de la cama sacó una caja de zapatos, cuando la abrió se encontró con una pistola Beretta 84 Fs junto a algunas balas de 9mm, la observó unos segundos, en trance.
Un ruido le llamó la atención, de una de las esquinas de su cuarto, se materializó un perro negro, era más grande que la mayoría, sus ojos carecían de pupilas, pero aun así sentía su mirada. Caminaba de una manera elegante, emanaba poder. Fue tanta la sorpresa, que se fue hacia atrás cayendo de sentón. Luis ya calmado se levantó.
-Siempre que apareces logras darme un susto. No era la primera vez que lo veía, llevaba meses observando esa supuesta alucinación. -Así… que será hoy.-La forma de hablar del perro era extraña, no movía su boca, pero la voz grave y con ritmo lento se escuchaba en la cabeza de Luis, como si la transmitiera de una manera telepática. -No lo sé-colocó el arma en la cama junto algunas balas; se sentó a un lado de ella. -Hoy… lo harás. -¿Cómo estás tan seguro?-le cuestionó Luis. -Yo lo se… porque debo saberlo. Conozco tu pasado, presente y futuro. Provengo de un lugar en donde no me rijo por tus leyes. -¿Otra dimensión, acaso? -Tu mente humana no podría entenderlo, solamente alcanzas hasta donde llega tu percepción de la realidad. -Estoy harto de tus metáforas, yo sé que no eres real.-Luis ya se había resignado a nunca conseguir respuestas concretas. Interpretaba eso como una señal de que todo era una mala jugada de su cerebro. Luis revisó su reloj, eran las 6 de la mañana, la entrada era a las 7:30 a la escuela. -Todavía tenemos tiempo para charlar. -¿Por quién… empezarías? -Por la maestra Evelyn,-Luis recordó cómo hace una semana su maestra se burló de él, a causa de una de las tantas bromas que le hacían sus compañeros, por la cicatriz a causa del labio leporino-Después continuaré con juan, el muy bastardo que me robó aquel ensayo. -Unos meses antes como parte de un concurso, Luis escribió un ensayo que le podría haber valido el premio. Cuando llegó el día de entregarlo, se dio cuenta que ya no estaba en su carpeta, la semana siguiente, dieron los resultados en los honores. Juan sorpresivamente había ganado el premio de primer lugar; cuando Luis logró leer el supuesto ensayo, se dio cuenta que era el suyo-Daniela, Laura y Liz serán las siguientes.-tres años de burlas habían sido suficientes “Medio pico, cara culo, deberías usar una bolsa, pero que cicatriz tan asquerosa”. Pero no solo eso, también una ocasión en la que Laura de una manera cruel había jugado con sus sentimientos. Luis apretó sus manos, hasta que sus nudillos se pusieron blancos. -¿Qué me dices de… Gerardo? -¿El que se hacía llamar mi amigo?-Luis lo pensó un momento, Fueron amigos por 6 años de la primaria y dos de la secundaria; hasta que un día, empezó a evitarlo e ignorarlo. Un día junto a otros sujetos lo golpearon en un parque hasta dejarlo casi inconsciente, repitiendo el mismo insulto: “fenómeno”, sin alguna razón aparente-Tendrá lo que se merece, todos tendrán lo que se merecen.
Tocaron a su puerta, un frío le recorrió su espalda, escondió la pistola en su mochila. Cuando abrió la puerta, esperaba encontrarse con su abuela, pero no fue así. Un niño de al menos 5 años vestido con una pijama blanca, entró a su cuarto corriendo. El gran perro le gruñó mientras caminaba hacia atrás. El niño se sentó en la cama; Luis frunció el ceño extrañado, le parecía muy familiar. <> -¿Quién eres? -Soy tu.-dijo el niño. Luis reconoció aquel rostro. Era el mismo pero 9 años más joven. -Fuck…-Dijo sorprendido. -No lo hagas, por favor. Antes de poder decir algo más, el perro negro se adelantó. -Él ya tomó su decisión.-subió a la cama de un salto, se acercó intimidante a Luis niño. -Nunca es tarde para retractarse-La voz de su yo joven a diferencia de la del perro, era lo que se podía esperar de un niño, pero a su vez tenía cierta pizca de sabiduría. El perro negro mostró sus dientes. -Yo he estado en el momento en que... lo ha hecho, acecho a los culpables sin importar cuando. El niño se paró en la cama, por un momento parecía ser mucho más alto. -Y yo soy la respuesta. -dirigió su mirada a Luis, quien seguía confuso-Sé que es difícil, pero debes escucharme, nuestra vida no ha sido fácil. Pero no estamos solos, siempre hay gente que nos quiere. Nuestra madre, los abuelos, tus compañeros de clase… no todo ha sido horrible. El perro gruñó mientras se acercaba lentamente. -No,-dijo Luis-te equivocas. -¿Recuerdas a nuestra madre? Los recuerdos llegaron a Luis, el mundo se fundió y aparecieron en sus ojos. Un día en que su madre y el visitaban el parque. -La amaba con todo… mi corazón,-El veía la escena con los ojos de su versión joven-Ella y yo, contra el mundo. Mi padre nos abandonó, nos quedamos solos... El mundo se distorsionó hasta volver al cuarto. -Pero…-continuó Luis, con lágrimas en los ojos-El cáncer se la llevó y dejó a su pequeño niño al cuidado de !UNOS ABUELOS QUE LO DEJARON IGUAL DE SOLO¡ ¿Por qué me torturan así? Tú-se dirigió al niño-con estos recuerdos y tú-dirigiéndose al perro negro-sembrando el odio en mí. Luis niño intentó acercársele, pero el perro negro se abalanzó, tumbándolo en el suelo, lo mordió en el cuello, haciendo correr sangre. -Ningún maldito día he sido feliz, siempre me he sentido como si todo el mundo me odiara, el bullying… tengo tanto odio… Luis niño desde las fauces del animal hizo un esfuerzo por hablar. -Allá afuera hay gente que no es como toda la que conoces, hay personas que van a apreciar lo que somos. -¿Y si es muy tarde para mí?... Los únicos recuerdos que tenía con sus abuelos, eran de ellos llegando con regalos caros, pero con un sentimiento de vacío; siempre buscó su apoyo sobre algún problema en la escuela, pero nunca lo encontró. Lo únicos recuerdos con su abuelo en especial eran las clases de disparo los sábados por la tarde en un campo de tiro, le enseñó a cargar, apuntar y disparar un arma. -Es para que defiendas nuestro hogar…-Dijo-Un hombre siempre debe saber usar un arma, mi padre me lo enseñó y su padre a él; por eso ahora es tu turno.
El perro soltó al niño de sus fauces, quien cayó como un saco de harina al piso. Caminó hacia la puerta del cuarto. Esta se abrió dejándole el camino libre. -¿A dónde vas?-preguntó Luis. -A cualquier lugar… En realidad nunca estoy en un solo lugar.-Dijo el perro deteniéndose. -Entonces… ¿Si eres real o solo una alucinación de mi mente? -¿Acaso importa de dónde provengo?-las palabras dejaron frío a Luis-ni siquiera importa quién sea yo. Lo único importante en este momento eres tú y lo que harás, solo ten por seguro que no eres el primero ni serás el último, asegúrate que el mensaje que vas a dejar, si sea el correcto, van a buscar culpables, y claro que los encontraran… pero no a los correctos. -¿A qué te refieres? -Los seres humanos siempre buscan culpables cuando no quieren aceptar sus responsabilidades, lo único que quieren es siempre salir limpios ante alguna situación que los pueda afectar. -¿Entonces lo que haré… no tendrá nada ninguna repercusión buena? ¿No evitará que otros niños como yo sufran? El perro salió de la habitación sin responder. Mientras que Luis niño seguía en el piso, con el cuello lleno de sangre. -No lo hagas… por favor.-Luis lo miró sorprendido-no es tarde… -Ya no es solo por venganza. Sé que verlos a ustedes no es normal, y eso me da a entender que ya es tarde para mí; debería estar con alguien que me esté ayudando, pero como siempre… estoy solo, siempre he estado solo. Luis se dejó caer al piso, su cabeza retumbaba de ideas. Las lágrimas caían sobre sus mejillas. Los recuerdos de años de abusos, de las bromas pesadas, las distintas salidas que intentó; buscó una en la escritura, pero lo sucedido con Juan le quitó todos los ánimos de continuar, así que la dejó; el canto fue otra de su “segunda salida” pero sus compañeros fueron los responsables de que lo abandonara. El caso con la Maestra Evelyn era de lo que más le dolía, creía que como era su maestra, al igual que los demás, tenían la responsabilidad de evitar ese tipo de abusos… Pero ese día, cuando se burló de aquella broma, con tal de quedar bien con el resto del salón… La furia de Luis fue incomparable, tanto así que se lastimó la palma de su mano con las uñas; ese suceso fue el que por fin rompió a Luis.
Luis niño se levantó, con un gran esfuerzo llegó hasta Luis y Lo abrazó. -Nuestra madre no quisiera esto para ti… para nosotros.
El mundo volvió a fundirse, a estirarse y entonces apareció ante sus ojos, el rostro de su madre. -Ven… vamos.-era como la recordaba, dulce que te causaba una sensación de paz. Ambos caminaron por el parque, las hojas de los árboles se movían suavemente junto al viento, el cantar de los pájaros y otros niños jugando a lo lejos. -Mama…-dijo Luis. -¿Que pasa hijo?- se detuvieron en medio de un camino de piedra rodeado de árboles. -Nunca me dejes solo… por favor. Su madre se detuvo, se hincó en una rodilla para estar a la altura de su hijo. -Nunca te dejare solo, cariño, sin importar cuando, el amor cruza el tiempo y el espacio… Luis había bloqueado esos recuerdos, no los podía recordar, se encontraban en uno de los lugares más oscuros del cerebro, hasta que por fin habían sido liberados.
Se fundieron en un abrazo, pocas habían sido las personas que realmente le demostraron cariño. -Eres especial, cielo, nunca lo olvides. El mundo se estiró y regresó a la habitación, Los dos Luis seguían abrazados, se separaron, Luis niño ya no tenía sangre en su cuello y las marcas de la mordida habían desaparecido. Cuando se levantaron, la voz de su abuela se escuchó desde el piso de abajo. -Ya vámonos, cielo, ¿Ya estás listo? tu abuelo ya encendió el coche. Luis con un nudo en la garganta no logró producir ninguna palabra. -Te esperamos afuera.-dijo su abuela. Pasó sus dedos por su cicatriz. -¿Lo harás?-preguntó Luis niño. Luis miró su mochila después la puerta y al final hacia la ventana, donde los primeros rayos de sol cruzaban las cortinas. Respiró hondo y dijo: -No lo sé… ¿Acaso importa si lo hago o no? Bob Gray
submitted by Eliancampos19 to u/Eliancampos19 [link] [comments]


2020.05.09 02:32 DanteNathanael Cárcel: d [Final]

(Antes de empezar, aquí hay un link con una descarga de la historia en PDF.)

“El dolor en tu corazón es grande, pero todo puede sanar,” son las palabras que le dijo su hermano, saliendo detrás de la puerta. Su madre solamente los miro abrazándose, inclinando un poco la cabeza, para después darse la vuelta y seguir con sus quehaceres. Todo lo que dijo Felipe, la manera en la que fue derramando progresivamente su corazón palabra tras palabra, quedó graba en la superficie de la mesa de madera, donde habían nacido nuevos surcos cada vez que su cuerpo no podía más y estallaba en lágrimas, sus uñas buscando la seguridad del dolor. Pero su madre, en ningún momento, más que las pocas palabras—padre, celos, dolor, corazón—que lograban relacionarse con ella, trayéndola en carne viva a la experiencia por la que estaba pasando su hijo, pero no por más de 5 segundos.
Felipe no podía comprender el comportamiento de su madre. Era una de las primeras veces que realmente se abría con ella, que buscaba poderle comunicar por lo que estaba pasando, para que con la magia de las madres, esa que siempre sale en las películas, telenovelas y libros, lo ayudará, le dijera que por lo menos todo iba a estar bien . . . y lo hizo, se lo dijo muchas veces, pero nada de ello sonaba genuino. A media lengua, empujando las palabras, pisándose los talones, un sabor amargo empezaba a ocupar su boca y su mente. Quedaron en silencio unos segundos hasta que su hermano decidió que era necesario intervenir. Había llegado de un viaje largo, muchos lugares visitados, algunos por días, otros por horas, con nada más que una cartera llena de dinero, fotos de su familia, su prometida, sus amigos, todos con sus números en la parte trasera, y una pila de libros de Vonnegut, Pynchon, Borges y Dara.
“Te extrañe mucho,” le decía Felipe, pegado a su pecho, dejando caer lágrimas rápidamente sobre su camisa negra medio abotonada. “N-n-no sabía qu-que regresarías tan pro-nto, Le-Le-vine. . . . ¿Pudissste escuchaa-a-har to-do?”
“La mayor parte, sí. Pero parece que todavía tienes mucho que contar.”
Felipe se despegó de su pecho y lo miró, sus ojos apenas visibles detrás de la pátina de lágrimas burbujeantes, una imagen borrosa ahogada en desesperación en donde lo único que resaltaba era la falta de estructura interna, la muestra líquida de una posible estadística esperando ser añadida a la pila anónima de columnas y gráficas, otro nombre sin substancia, ahí solamente para confirmar que el universo necesita de ciertas reglas para funcionar, de ciertos números de sacrificios en mil y una diferentes maneras, de mil y una causas diferentes, para satisfacer el mecanismo que lo mantenía girando a la deriva de su propia incertidumbre.
Suben a la azotea. Levine toma un par de cojines de la sala y se los avienta en la cara a Felipe, “Piensa rápido,” para que puedan sentarse sin que sus traseros se llenen de piedritas. Arriba, la tarde apenas empieza a hacerse presente, sangrando detrás de las nubes su luz dorada, una impresión del paraíso, el jardín amurallado, detrás de cumulonimbos, cirros y cirrostratos en lo alto, abajo una capa de altocúmulos—un cielo aborregado—se podía vislumbrar por algunos momentos la montaña del Edén. Mirando su cénit, Cheit Eitz HaDa'at parecía tan lejano y Shechinah tan cercana, de nuevo en la tierra, morando entre cada ser vivo o no. . . . Como todo en el cielo, como las estrellas, todo parecía ser solamente una promesa. Felipe sentía el calor en su piel, pero su corazón, antes tan regocijante, tan lleno de energía al primer contacto con algún apéndice de la luz solar, ahora se encontraba apagado, ataviado con el peso de ella.
“Bueno, ya que estamos aquí, ¿por qué no abres tu celular y revisas todas tus redes sociales unos minutos?”
Un poco consternado, Felipe le hizo caso, primero temeroso, pero después consciente un poco más de lo que estaba pasando.
“¿Qué fue lo que sentiste?”
Desde hace unos minutos que Felipe estaba soltando lágrimas de nuevo, poco a poco, pero la pregunta de su hermano lo hicieron rendirse, dejando abiertas las compuertas de la sinceridad.
“Ay. . . . Mmm-e duele . . . taa-nnto ver algo relacionado con e-i-lla . . . ver siquiéera su nombre yá me pár-ara el corazón. . . . Me toma demasiado recobrar la postura. Y cada vez que un pensamiento sur-ge de ella, ya sea porque al-algo m-e-e lo recueerda o por-porque, porque . . . porque pues ya dije, veo su, su-u nombre, me deshago. No . . . ah, no dejo de pensar a veces en que hay muchas más personas hablando con ella que realmente la hacen feliz, que la hacen reír, y que no se acuerda ya para nada de mí, y que no siente nada si de repente se encuentra mi nombre en algún lugar—”
Antes de que Felipe pudiera continuar, Levine seguía riendo tan fuerte que no tuvo de otra más que unírsele.
“Claro que has sido un niño pequeño, un niño idiota que no ha aceptado las dificultades de la vida. Los obstáculos nunca han sido algo a lo cual temer, pero algo a lo cual desafiar. El sueño que tienes, aquel de vivir con amor, amando, luchando por cosas que muy pocos notan su presencia, aunque vive en los corazones de todos, no es uno de un cobarde. Tienes que arreglar demasiadas cosas dentro de ti para hacerlo. ¿Qué se necesita para ser un abogado más que conocer la ley y ser inteligente para negociar? ¿qué se necesita para ser un médico más que años de práctica y estudio, trabajo duro bajo presión y desgaste emocional y físico? y tú, antes de todo eso, quieres ser tú mismo. ¿Sabes lo que eso conlleva? ¡Todo! porque entonces nada de lo que valgas, nada de lo que sientas valer, pueden depender de otra cosa más que de ti mismo. Ninguna relación, ninguna posesión, ninguna acción hecha por o sobre ti.
“Por esto es que nada de lo que hagas, no importa qué tan bello, largo o profundo sea, podrá superar la simple confesión de que la amas y que estas seguro de ello, porque amarla es una responsabilidad: cada día tienes que despertar dispuesto a superar lo que hiciste mal el día anterior sin perder la cordura, tienes que entender la situación como un producto generado por un entendimiento o malentendido entre ambos, pues cada cosa que logren, sea el mejor día de sus vidas o la peor pelea, fue creada por ambos; y si cada día no estás seguro por lo menos de lo que eres, de todo lo que vales para ti, de todo lo que eres sin ella, no podrás saber nunca cómo ayudar en la situación. Ella nunca te va a ser feliz, ella nunca te va a traer la cura para tu depresión . . . te puede acompañar, te puede ayudar, puede aumentar tu felicidad, puede hacerte llegar al orgasmo físico y emocional, pero todo esto esta siempre construido sobre ti, sobre lo que tú ya eres.
“¿Acaso le hiciste caso cuando te dijo que era mejor que te alejarás de ella y que por eso empezó a actuar de la manera que lo hizo, solamente porque te dijo que no la amabas realmente? Jajaja. ¿Ustedes que se conocen tanto que incluso pueden decir lo que el otro siente nadamás así? ni sabían lo que ustedes mismos querían y después de eso ella ya sabía que no la amabas y tu bien obediente le hiciste caso. Por dios, Philip, ¿Se dan cuenta que en realidad solamente le temen a lo que sienten porque creen que nadie los va a aceptar cómo son? Podrás estar en el espectro totalmente opuesto al de ella, pero siguen siendo humanos, y nosotros debemos de tener un equilibrio.
“Toma este ejemplo: las personas con síndromes pesadísimos, como esquizofrenia, demencia y esas cosas, están funcionando perfectamente bien y en acorde a su psique. El mundo está lleno de cosas terribles y las vemos a diario . . . ¿o no? No solamente me refiero a robar, matar y mentir, hay cosas que simplemente vemos como normales, pero no deberían de serlo para nada. ¿Cuántas personas no te pueden contar una historia en la que alguien a quien amaban tanto se fue con tal y tal, que les mintió en la cara cien veces y nunca pudieron recuperarse de ello? ¿qué pasa con todas esas personas que se van a acostar con quien se les de la gana? ¿qué pasa con todas esas personas que les parece bien agarrar a quien sea y violarlas? ¿qué pasa contigo que piensas que ella tiene la culpa porque no tienes la seguridad suficiente como para amar enfrente de todas las dificultades que hay en esta vida? Todo esta funcionando perfectamente en el nivel psíquico, aquí tus etiquetas de malo o bueno no sirven para absolutamente nada, porque todos tienen un propósito bien definido. ¿Puedes ver todo eso que consideras malo y retorcido y no juzgarlo? y más aún, ¿entenderlo?
“Creo que ya te has dado cuenta que todo esto duele más por lo que tu imaginas que por lo que realmente está pasando. Vives en una cárcel hecha de ti mismo, de tus pensamientos y creencias, tanto que simplemente no puedes ver la realidad, no solamente lo que está pasando, pero todo lo que puede pasar. Nunca eres realmente ninguna de las cosas que te dicen hasta que las aceptas. Si te dicen sucio, simplemente por algo que no sabías, tienes de dos: o lo cambias, o te quedas igual y peleas contra ti mismo. Ese dialogo interno, esas luchas internas que llevas a cabo a través de todo el día no son realmente con esa persona, son contigo mismo. Y cuando veas a esa persona de nuevo, no lo vas a ver en realidad, solamente vas a poder verte a ti mismo juzgándote por lo que no aceptaste que eras. . . . Hermano, aceptar no significa dejar ser o tolerar, significa saber desde donde estás partiendo para lograr llegar hacía tu destino. Puede que la vida no sea una línea recta entre A y B, pero sigue teniendo una A y una B, un punto inicial y uno final. Si no sabes desde donde partir, nunca podrás realmente llegar a la tierra prometida. Es por eso que me agrada que seas sincero, aunque por lo que estés pasando no me pueda causar otra cosa que risa. Y es que cuando por fin lo veas desde otro lado, cuando hayas avanzado, te vas a reír de la misma manera.
“También sé que siempre has querido ser como yo. Tratas de caminar el mismo camino, con los mismos zapatos. . . . En algún momento también fui como tú. Tenía una novia llamada Darla por la cual perdí absolutamente la cabeza. No sabía que estaba pasando, pero algo realmente feo me estaba pasando. Me tomó 10 años salir de ella. ¿Y sabes lo que me hizo salir por fin de ella? Simplemente aceptar por lo que estaba pasando. No sé por cuántos años trate de regresar con ella, a veces nos vimos, cojíamos, tratamos de nuevo, pero nada funcionaba. Entonces un día se apareció mi abuelo por aquí, cerca de la casa, me preguntó cómo estaba nuestro padre, y después dijo que le había puesto Francisco por Goya. Jajaja. ¿Puedes creerlo? El viejo si que estaba loco. Pero en ese momento algo entró en mí, y empecé a escribir algo. En unos pocos días lo terminé, le puse de título La Transformación, como la novela de Kafka . . . sí, esa que erróneamente llaman La Metamorfosis, como la épica de Ovidio. En fin, en ella retrataba mi historia, simplemente la retrataba, y al final, en los últimos capítulos, trataba de encontrar la respuesta a lo que me estaba pasando . . . pero no la encontraba. Todos los primeros capítulos no me tomaron más de unas horas completarlos, pero ese último capitulo se portó muy mal conmigo. Y mientras trataba de descubrir lo que podía hacer, simplemente deje de pensar tanto en ella, y empecé a cambiar las cosas hacía mí. Fue entonces cuando me di cuenta de lo que estaba pasando: estaba culpándola a ella por cómo me sentía, por tener dudas con respecto a mí mismo, por simplemente depender de ella para recibir todo, porque sin ella y su aprobación aparentemente yo no existía. El abuelo siempre busco la aprobación de una mujer que conoció en Mazatlán, se llamaba Remedios; nuestros padres siempre tuvieron problemas consigo mismos, Linda una vez me contó que no se habían separado por nosotros, pero Pedro decía que por nosotros era por lo que se iban a separar. Y bueno, ahora lo están, pero no por nuestra culpa. Verás, siempre me ha causado mucha curiosidad que te hayan puesto Felipe, porque es “Fe” de Federico, “Li” de Linda y “Pe” de Pedro, y tú primer nombre, Ángel, mensajero, daría el significado de que tu vida es el mensaje o que eres el mensajero de las vidas de nuestros antepasados. Siempre me pareció curioso, pero ahora que me cuentas de ella, veo que era un mal presagio, pues estás cometiendo los mismos errores que ellos hicieron.
“Cuando terminé la obra, el último capitulo solamente decía todo aquello que me hacía feliz. La releí y estuve satisfecho con ella. Para terminarla, le puse un epígrafe por Chejov, que escribió en una carta para un amigo: ‘una historia sobre un hombre joven, el hijo de un siervo, que ha servido en una tienda, cantando en un coro, atendido el bachillerato y la universidad, que ha sido educado para respetar a todo aquel con mayor rango y posición, a besar las manos del padre, a reverenciar las ideas de otras personas, a ser agradecido con cada mota de pan, que ha sido muchas veces azotado, que ha ido de un pupilo a otro sin zapatos, que ha sido usado para atormentar animales, que ha disfrutado de cenar con sus relaciones adineradas, y ha sido hipócrita frente a Dios y al hombre desde la mera consciencia de su propia insignificancia—escribir sobre como este joven exprime al esclavo de sí, gota por gota, y como al despertar una hermosa mañana ya no siento en sus venas la sangre de un esclavo pero aquella de un hombre real.’
“Así que aquí, te digo a ti, ¿qué vas a hacer ahora que sabes que la relación que quieres tener con ella, y más aún, todas las relaciones que tienes, sean personas o objetos, dependen de la relación que tengas contigo?”
submitted by DanteNathanael to DanteNathanael [link] [comments]


2020.04.26 06:04 DanteNathanael Sal de Amanecer - Parte 1: Capítulo I.1

Así termina el día: el reloj da la última hora sobre su circunferencia y reinicia, pero él, reflejado en el centro, lo único que puede ver es cuánto tiempo ha perdido.
Detrás del vidrio circular, vector mayor y menor del tiempo apuntan rectos hacía el opaco cielo. Desfigurados claustros posthervoreos avanzan lentamente en fila bajo la fría atmosfera de las ultimas suelas anuales de Leo. En las sonrisas de luna que logran aparecer de vez en cuando entre las grietas de la troposfera, se puede oler el petricor proveniente de la naciente Aura, cortesía de la recién bautizada Katia, vanidosa hija del vórtice tropical buscando la manera de tragarse en sus cabellos efluentes la luz del Sol, para escupirla fría, difuminada y obscura—Coyolxauhqui en el reino de Tonatiuh, imponiendo desde el ojo de su vientre atmosferas extranjeras con apocalipsis en mente, despertadores para los oxidados engranajes del mecanismo tectónico.
Debajo de todo, por fin arriba, él espera . . . no hay nada, ni tampoco ha llegado a su cuerpo. Cierra los ojos por pequeños lapsos que culminan en un esfuerzo por mantenerse despierto cambiando de posición, solamente para cerrarlos otra vez y hacerlo de nuevo. La noche cae en el horizonte lentamente, el invisible manto de estrellas moviéndose silenciosa mientras los sifones oculares, pupilas negro esterlino, llevan esa luz que hace posible verlos al reino de la inconsciencia, la promesa de vida progresivamente desvaneciéndose estrella a estrella, bulbo a bulbo, interruptor a interruptor. La cantidad de silencios a su alrededor crecen, los pasos del Sueño cada vez más audibles juntos con las campanitas llenas de almas chocando entre si paso a paso . . . el deseo de pertenecer a ellos aumenta, pero el brillo cuadrangular pide un poco mas de compañía. Y con un largo bostezo Somnolencia llega, y con ella . . .
. . . llega un bólido balido expulsado del interior de alguna casa vecina, atraído por la fina influencia de sus oídos. Refunfuña tal Caguamo, meneando la cabeza exhalando frustración en torrentes sincopados a las flautas tocadas por el viento entre árboles, edificios y telarañas de cobré y PVC. Deseando reanudar su ritual con ella, quién ya ha vuelto a la seguridad de las sombras, sin saber a estas alturas de su vida una manera constante de atraerla de nuevo cuando quisiera, y sin una vibración reciente en su mano, comienza a platicar con Caguamo, como ya es costumbre, que lo espera, con un poco de frío, en la base de la plegable escalera de aluminio que uso para subir a la azotea.
"¿Qué piensas de las ovejas, 'Wamo?"
"¡Aarf! Ggrarf, arf aarf raff . . . Raf."
"Claro, si son deliciosas, ¿pero alguna vez has visto una?—viva, no en carnitas, digo—no te parecen un tanto, no sé, ¿estúpidas? ¿inocentes?"
Caguamo levanta su rostro confundido, pequeños aglomerados de hielo hay en sus bigotes, hacia su dirección. No había comentado nada sobre su sabor . . . pero claro que lo amaba. El olor característico de un domingo, con todo y sus meteorológicos tintes religiosos, volviendo el aire más pesado, difractando la luz en un espectro más cálido, colores para algunos hogareño, que llenaría sus corazones de calor con tan solo recordarlos, pero para otros el más simple y doloroso indicador de su soledad. . . . Para nada. Caguamo compartía con su compatriota humano el dolor auditivo que era aquella nueva inquilina, con la furia propia de un chihuahua.
Dentro de las sombras, el panorama cae. Los antenados, cableados y apilados bloques negros del horizonte pronto y lejano, melenas construidas de borrosos aluzamientos y brillantes bocas poligonales adornando las caras de planas obscuridades, caen hacia arriba, inversa gravedad circadiana del profundo y fluido negro que ella ha derramado con un beso entre la superficie de sus ojos y el anverso de sus párpados. Al chocar con las magmoides nubes prekatianas liberan paquetes electromagnéticos atrapados en altas estacas de acero, vibrando al llegar a su celular, movimiento periódico que quizás no en fuerza, pero si en ritmo, es indistinguible del rebote asiento-trasero del puñado de pasajeros sentados en el metro. Todos, despiertos o no, recorren alabeadas e invisibles guías al destino de siempre . . . ¿Por qué habrían de dudarlo? En la ceguera impuesta por la subterraneidad (que dos días antes había celebrado su cuadragésimo octavo cumpleaños) las sensibilidades autogeolocalizadoras necesarias para notar que efectivamente, así como al dormir, flotando en los vientres del Sueño, el rumbo, el final, habían cambiado bruscamente por capricho de Alea, eran inmensamente escasas. Dormidos a la mitad, tan cerca y tan lejos de descansar en paz, frunciendo seños, formando sonrisas, asfixiándose a efecto retardado es su apilación horizontal, son llevados a un lugar que reconocen como el mismo, pero que no podría estar más lejos de serlo.
Las ofrendas de todos los alabastrones presentes se alzan hacía los ventiladores negros.. El sonido generado por el vórtice es solamente audible cuando el metro se paraliza en miedo, junto con todos adentro. Buscan quedarse callados, el más mínimo sonido puede ser malinterpretado. La respiración disminuye, las lenguas paran de moverse en sus cavidades bucales, los audífonos empiezan a susurrar, aquella comezón debe de esperar . . . ¿esa luz estaba parpadeando cuando subí? La obscuridad del túnel empieza a multiplicarse, extendiendo su cuerpo en contra de las ventanas, crujiendo, vibrando . . . nadie parece notarlo, pero, pero, lo oyen, ¿no? Cada vez todo se hace más fuerte. . . . Es . . . no no, solo es el reflejo de sus audífonos en la ventana. Ja. Juré que era un rostro afuera de la ventana . . . está dentro, ¿no? ammm, no . . . algo definitivamente se acerca . . . viene de muy lejos, corriendo por el túnel, trayendolo consigo . . . si, los oigo, oigo sus dientes castañeando de hambre, deletreando mi nombre en sus estómagos. . . . Aquí vienen. . . . Un gran borrón naranja pasa hecho la Mocha por las ventanas, silbando crujiendo, cientos de siluetas difuminadas entre si derritiéndose por la velocidad en la obscuridad de su anonimato . . . nada fuera de lo usual. Mira todo pasar, suspirando en alivio. Vuelve a cerrar los ojos. Por lo menos hasta que oye el rechinido de los frenos. Cara a cara, no se atreve ni a ver los reflejos que piden un poquito de sus ojos, una mordida visual, un grito inaudible clamando por digestión cerebral . . . siente que algo se abre paso sobre el mar capilar, sale por la ventana y aterriza en el techo con un estrudendo. Lo único que puede oír es el ventilador succionando sobre al aire que exhala pesadamente. Sudor empieza a ser secretado, el calor aumenta hasta que algo sobre ella empieza a decir, un susurro encantador, un gran siseo, mientras todo yace unánime y petrificado, "Si recuerdas qué es la luz al final del túnel, ¿no?" Ella no responde. "Parece que no . . . que lástima, pensé que lo recordabas." Trata de alertar alguien, pero todo está hecho piedra, incluso ella, de la cabeza para abajo, su miedo y eso lo único con aparente permiso de moverse. "Aura, Aura . . . la luz al final del túnel es otro tren . . . la luz al final del túnel—" Por fin logra alzar la cabezs, sumida en miedo, sudor y desesperación, en el momento exacto para ver cómo el ventilador ya no está girando, y entre la rejilla desciende rápido como la Miseria, "—s o y y o."
Al fondo del vagón, visibles a través de un infrecuente valle de espaldas, dos hombres se saludan con los puños, uno de ellos silbando la melodía de Mi destino fue quererte. Sin soltarse, el otro, vestido de azul, mangas arrugadas y recogidas hasta el codo, revelando un reloj en cada muñeca, empieza a cantar “. . . maldigo al amor.” Sus manos empiezan a bailar en el reducido espacio que tienen. Muchos empiezan a sentirse incomodos, no están acostumbrados a ver la felicidad nacer de la nada. Un muchacho empieza a sonreír con ellos mientras que en los altavoces se les da los buenos días a todos con información sobre la estación que se aproxima. Sí, sí, nunca debes de olvidar sonreír. . . . Parece que él pensaba lo mismo hasta que entre gritos inesperados, Aura despierta del trance y logra ver en su cara una mueca para que la tierra se lo tragase, tirando la pequeña sonrisa que había logrado extraer de su interior al aire, el ventilador succionándola . . . pero la tierra ya se los había tragado a todos: el roce de su pene contra las nalgas de un señor habían despertado las fantasías reprimidas de su juventud, liberando a manera de supresión insultos y movimientos para mentarle la madre:
“Para pendejo no se estudia.”
“¿Lo dice por experiencia?”
Pero el peso del Amanecer hunde su rostro y su vigilia de nuevo entre cientos de suaves pelos sintéticos, propios de su almohada—afelpada chaqueta color cobertor, modelo hombro, con olor a suavizante y perfume—dejándola salir seis estaciones después de la planeada. Su destino es la escuela, la maldita escuela.
“¿Si pasaste?”
“Si, y no gracias a ti, maldito ‘storbo,” corriendo a las escaleras, 4 pasos por cada paso de persona normal.
Ring-ring. Extraída de la cama, Alán expide una serie de bostezos indivisibles. Coloca su desnudo pie izquierdo sobre la fría gravedad, espera un segundo, y descansa el derecho sobre la rejilla del compañero delantero. Con una mano silencia la desesperada alarma, con la otra vierte tinta negra de su pluma en símbolos latinos, pigmentos diluidos formando cadenas que denotan en claro-obscuro las ideas recibidas sobre el papel adiestrado. Las lagañas que bordean sus ojos se extienden en trenzas segmentadas hasta la tenue cuadrícula azul con fondo blanco, medio centímetro cuadrado de blancura, treinta y seis por cuarenta y nueve cuadritos, más bordes—blanco como el de su pijama, procediendo a quitársela con sonambulico fervor: primero la camisa, revelando la falta de ropa interior superior, enseguida los pantalones, dejando como huella de su presencia un patrón pintado en carne viva, montañas en contracara a las presentes en el elástico que lo mantenía adherido a su cintura. Todo cayendo a la misma velocidad. Al pasar a la siguiente página, esquina superior derecha, continua cepillándose los dientes, arriba-abajo, escribiendo izquierda-derecha, palabra tras palabra, deslizando sus ya calcetados pies dentro de un cómodo calzado sucio. Primero izquierdo, cruz, orejitas, nudo iniciando por la derecha, otro nudo más, después derecho, lo mismo. Seguridad, firmeza, libertad, alas para volar hechas de nilón y algodón. Finalmente ha acabado, la clase ha terminado y todos podemos relajarnos hasta que arribe otro metro atrasado, trayendo el clima del túnel, los vientos estacionarios presentes en la obscuridad llenando las arcas del andén, aventados a treinta kilómetros por hora más su velocidad natural. Variable. Demasiado variable. Cierra los ojos, no quieres que nadie entre en ellos, no quieres que nadie vea lo que hay en ellos.
“¿Por qué siempre llegan tarde?" Y al verlas tomadas de la mano, Alán añade "—¿y juntas?”
Un par de huh's desentonados y unísonos, lagrimitas de bostezo saliendo de los ojos de Kessandra y la anillada por Insomnio mirada perdida de Aura le responden.
Se toman de las manos en la forma particular de "hermanas" recién reconciliadas. El pulgar e índice de Kessandra formando un anillo falángico que, con sus internas sombras, logra diferenciar los de otra manera indiferenciables pigmentos de sus pieles, PMS P 37-9 C, dinámico a la temperatura ambiental y corporal—la anchura y profundidad de sus pares de ojos el único punto de anclaje del que todos pueden decretarlas como amigas, en vez de familiares, diferentes constelaciones, misma obscuridad.
"¿No han visto qué hora es?" continúa Alán.
Kessandra al fin se atreve a verla—09:07—al levantar la cabeza hacia el cuadrangular reloj sobre el pizarrón. Al bajarla, la punta de su nariz despliega el panel de notificaciones del estratégicamente posicionado celular de Asán, donde antes de retroceder y levantar sus puños, vislumbra debajo de la hora atrasada por un minuto, una serie de mensajes insoportablemente falsos con una tal "Linx", que días antes, vagando por las calles que de alguna u otra manera conectan a la burbuja de existencia de la preparatoria con el mundo exterior, la había visto con él, tomados de la mano, compartiendo con bromas y risas altisonantes una orden de tacos de canasta, frijol y papa por el olor, con un helado de la nevería más cercana, fresa, uva y choco-chips, caminando a una velocidad casi lo doble que la suya hacia Tlalpan.
"Shiinga tu madre, pende—" Entre i'es y e's, burbujea a la superficie de su consciente sensorial el espacio negativo, ciento cuarenta y tres punto ocho por sesenta y nueve punto cinco por ocho punto cinco milímetros, dejado por el vacío que su celular creó en su mochila al saltar de su posesión a la de otro sin su permiso, retribución monetaria o ya de mínimo un "gracias," apagando el final de su oración mientras Aura, ahora libre, camina hacía su lugar. Una mirada registra cada uno de sus movimientos.
Caminando, suelta un suspiro. Todos creen que se trata de un lenguaje pneumático por descifrar, pero nadie se atreve preguntar. Ella misma se ha percatado de esto, por lo que de vez en cuando expira versos de Blake y Lorca en un amateur morse. Pero hoy no se trata de eso, pues al saludar al resto, se pregunta cómo es que llega todas las mañanas sin recordar el trayecto ("¿Qué onda?"), con la ligera sospecha de haber vivido ya éste día ("Hola Aury, te ves preciosa." Ay: "Gracias, bebé.") de manera exacta. ("Hola chicos.")
Al ajustarse los garabatos del pizarrón poco a poco a sus ojos, cree haber leído algo relacionado a lo escrito alguna vez, aunque la memoria visual de un "proceso subconsciente" no puede ser traída a la consciencia, y las palabras "arco reflejo" sólo le recuerden a la entrada de su hogar anterior, memorias de un domingo por la mañana. La sigue mirando.
Con el Sol alcanzando su cénit, montañas apenas visibles, rugir incesante de motores, cláxones, comercio, pasos y risas sobre los pasillos, las paredes haciéndose más chicas con el paso del día, el reducir inquebrantable de la paciencia y los niveles de atención, sobre las empolvadas losas gris penitencia y tras mucho debatir interno, una figura se alza por detrás de los bosques de queratina teñida de colores extracapilares, aproximándose a ella mientras su respiración se hace más pesada.
"¡A!—Aura . . ."
Pausa la escritura, su mirada asciende y desciende al confirmar la forma de la voz . . . y suspira de cansancio. Pero él continúa, titubeando en su nervio-sismo: "¿Cómo e-estás?"
Al recordar lo dicho por su madre, tan repentino pero esperado como un relámpago en medio de la tormenta, Aura se toma firme y bruscamente de la chaqueta blanca de Ródian, usando el impulso para levantarse unos centímetros de su asiento y decirle, en un tono desinteresado y ahogado, cerca de su oreja: "Ah. Hola, Rod."
"¿Recuerdas lo de ayer?"
"No," responde bruscamente, hundiendo los ojos en su siguiente aliento, "no recuerdo ni cómo llegué aquí hoy, mucho menos los días anteriores; ¿qué hay de ti?" Pero antes de dejarlo responder, su madre de nuevo presente, vuelve al tema: "Ammm . . . No. ¿Qué fue lo que dije ayer?"
"Bueno, me dijiste que te sentías sola y querías compa—"
"¡Ahhh! Si."
"Y . . . Y pues—"
"¿Ajá?"
"Quedamos en salir. Además, me dijiste que—"
"¿Enserio dije eso?"
"Ammm. Si."
"Ah . . ."
"—me dijiste que te recordara, porque estabas un poco ebria."
"Creo que no fue solamente un poco, Ródian."
"¿Mande?"
"No, nada . . . Demasiado."
"¿En-tonces?"
"Si, seguro. ¡Ya qué!"
Ródian, un momento sin decir nada, se convulsionaba con tan grandiosa oportunidad. Aura le despertó.
"Búscame al salir."
"Claro."
Aura, Aura, su nombre rondaba incansable en las espirales de su pensamiento. Por un lado, se generaban memorias de posibles futuros, por el otro, con considerable mayor peso, un torrente presurizado de ingeniosa envidia y excelente mentira dejaba caer frente a su tercer ojo las memorias del famoso—por lo menos para él—muro de su hermano. Una pared patronizada con lazos y clavos de los que pendía ocasio-nalmente una impresión de 10x13 centímetros de algún tiempo en el pasado, a pie de recuerdo el nombre de la acompañante en turno, y por debajo la fecha y una aproximación de las coordenadas, tomadas de Gmaps, del lugar y el tiempo donde fue extraído aquel momento. Los lazos varían en color: hay una gran cantidad de rojos, los cuales, retorciéndose en las ápsides de la pared, finalmente regresan, tras separarse en T'es y reconformarse en Y'es, hasta un circular vacío central donde pareciera que habría de colgar una fotografía que aún no había sido tomada; y azules, verdes y negros, brotando en pasajeros callejones, resaltando puntos y fotografías que Ródian no comprendía, pero que su hermano, encantado con su palacio mental exteriorizado, siempre miraba todas las mañanas, para revitalizarlo.
"Una foto de las fotos, eh."
"Así parece ser. Quizás no deberíamos de llamarles fotos, si no capturas . . . engramamos bucles de los cuales no sabemos en dónde está su origen."
"Oye, ¿y si nosotros somos el origen?"
"Mira pequeño . . . Deberías ya estar en camino, migrando hacia las regiones fronta-les, en donde con tus habilidades servirías más para lo que se lleva a cabo detrás de aquellos rangos misteriosos. Y-Y no me digas—"
"Oh, quiero intentarlo."
Sola de nuevo, nota el acre olor originado por la quema de sustancias ilícitas en la calle vecina alcanzándola tras haber envuelto a todo el salón, entrando por la lejana ventana paralela a ella. Había encantados y había asqueados. La plasta azulada leve-mente bosquejada que el Amanecer resalta siempre sus contornos de, al alzarse y transformarse en el Atardecer, ya ha desaparecido por la reducción por contamina-ción del horizonte y su lejanía según el observador. Juntos, función y límite se deslizan en el mismo plano que los anticuados pantalones obscuros del profesor. "Bienvenido 23, por favor, antes del 49. Y 16, al extremo derecho, si es tan amable." Sobre las abscisas siguen corriendo datos y líneas, mientras gira su cabeza hacia la ventana, con asco de frente, ora al pizarrón, ora a su cuaderno, mismo asco, recreando las mociones ritualistas con las que despierta cada mañana, mojando sus ojos con lágrimas que, negándose a correr expulsadas de las órbitas hacia el suelo, hacía el centro de la tierra, empiezan a flotar, haciendo todo el uso posible de su tensión superficial, frente a su visión para contaminarle la vista con atmosféricas imágenes de ella, ésta mañana, frente a su espejo, contorneada por la niebla de su Insomnio. . . . Pues un sueño no sería tan aburrido . . . ¿O sí? Pero ya ha ocurrido tanto, por tanto, que ya no se inmuta mucho . . . No, no, no es la rutina, es que la rutina ya no cuadra dentro de lo que según ella, en algún momento, pensó que la llevaría a ser feliz; la lista de Cosas que valen la Pena hace un tiempo que ya fue olvidada, tanto para agregar, como para tachar, pues ahora la dinámica de su vida funciona a partir de la búsqueda de pretextos para seguir despierta, seguir con su vida de cualquier manera . . . Recuerdos y sueños, pasado y futuro, nunca presente . . . Quizás allí esté el problema . . . Quizás. . . . Y quizás hoy mismo descubra sí, sus sospechas confirmadas, alguna vez ha despertado realmente.
A sus apagados ojos cafés llegan fumarolas expirándose en patrones circulares, llevando su mirada, con cada grado recorrido aumentando el volumen acumulado ya dentro de ella desde hace años de su desesperanza, hacia el típico cuadro en el que se la vive y regocija Alán—que en realidad es la imagen típica de cualquier semipareja que se pueda encontrar en ese lugar, en cualquier salón, en cualquier jardinera, intentos por vencer la manera en la que todo parece perder calor progresivamente, incluso dentro de los corazones de aquellos que juran amarse con todo el corazón—lo que concuerda mucho con él, pues lo único que tiene fuera de promedio es su panza y su altura, ambos sobre la norma.
Vaya.
Aura se pregunta si alguna vez podrá dejar de verla—en realidad, verlas—de esa manera. Se “aprieta” dentro de su pantalón al centrar su vista en nada más y nada menos que en una de sus tantas tontas fantasías de pobre enamorado. Chica original y despampanante. Realmente la quiere, la quiere para esto y el otro. La mezcla de sus simplezas, dadas por ser partícipes de un mismo espectro en género opuesto, le da sabor a todos sus encuentros, encuentros en cuyos rumbos se pinta la orgánica corona de una pura Necesidad de Amor. Trap y reggaetón resonando con rock y hip-hop. Las voces de vodka, tequila adulterado, las famosas y queridas aguas locas, encantan los sentidos con la mirada concentrada de erotismo de unas medias lunas en celo, un movimiento de cadera o de cabello o de ambos, tejiendo y empujando con sus atracciones y sus repulsiones la tan buscada Receta Hormonal. En crestas se dice "son sólo tuyas" y otras tantas invitaciones para iniciar el fuego, en sus valles se ven frondosos abandonos e idas-sin-despedidas, tan originales en argumentos y disculpas, como cuando Alán piensa en cómo se congela cada vez que la(s) ve y cómo se calienta cada vez que la(s) besa, mucho más si le permite(n) un par de toques—aunque no muchos, disculpa, tiene(n) novio. . . . Y piensa que todo ello lo acerca a algún día encontrar a la indicada, aunque no se dé cuenta que solamente, con cada capa de lubricante vaginal de distinta procedencia añadida sobre su cabeza, solo reduce el círculo en donde persigue su propia cola, llegando beso tras beso a un punto donde no tenga más remedio que escoger entre parar a encontrarse o tragarse a sí mismo “sin querer.”
O eso se pinta mentalmente ella, con todos los grises del pantalón de Alán y el azul mezclilla de los ajustados jeans de Linda: colores celestiales familiares de aquel día. Pues . . .
submitted by DanteNathanael to DanteNathanael [link] [comments]


2019.10.15 03:31 rdsmod LA MEJOR REDDIT JUNTADA EVER, MUCHAS GRACIAS A TODOS! LA MEJOR LA MEJOR LA MEJOR EPICA

Spoiler: Esta fue la mejor reddit juntada que ha habido hasta ahora, realmente explotó, eran la una de la mañana con el local cerrando y redditores a los gritos “A la prima se la arrima”, discutiendo si darle o no a las primas, jugando juegos, tomando cerveza, el local cerró y nos quedamos en la puerta hablando, luego dijimos “Sigue la joda” y nos fuimos caminando a 18 reddit-excaveando, llegue a mi casa 4AM con eso digo todo. ESTUVO REALMENTE EPICO
Es imposible resumir todas las cosas que pasaron, y hay varias que no da para contar en reddit (No se sientan aludidos :P)
El mas grande tenia 53 años :P
Es dificil contar objetivamente lo que paso como hago siempre, porque esta juntada estubo tan buena, que apenas pudo concentrarme en ver las cosas desde la perspectiva de los demas.
La noche fue una antes de las 21:30 y otra de 21:30 hasta la madrugada...
Ufff…. Como empezar, creo que desde el principio…
Aproximadamente a las 19:00 me dirijia hacia el punto de encuentro (Mercado ferrando), con un paquete en mano, pues antes de la juntada debía hacer un intercambio intercambio. De golpe, a unas cuadras me cruzo con cierto user que me dice “Vos… Vos…. Sos… RDSMOoooo el que organiza las reddijuntadas?” mientras me miraba con sus grandes ojos saltones.
Procedí a decirle que sí, mientras me percato que la camioneta a la cual debía entregarle el paquete me hacía señales de luces indicando que estaba todo listo, el user me pregunta si se puede quedar conmigo para hacer tiempo, a lo que le pedi que vaya yendo sin mi, que después lo alcanzaba.
Me acerco a la camioneta, le entregó el paquete y me da los $25.000 acordados(Si, estuve toda la noche con 25 mil pesos en la billetera sin que nadie se percatara) ni siquiera quise contar la plata para que nadie se percatara que tenia ese monto encima.
Luego de realizado el intercambio me dirijo al mercado ferrando, recién eran las 19:10 y estamos en uruguay, así que ya me imaginaba, sentado en una mesa haciendo tiempo mientras me como una hamburguesa hasta las 20 que empezara a caer la gente.
Pero a veces la realidad supera la ficción, en cuanto entró, logro visualizar un gran sombrero de fedora y a su gran portador, el honorable Dude.Y por si fuera poco, además de su honorable presencia, había otros 7 users mas en la mesa. No podía creer lo que mis ojos veian, gente llegando a tiempo.
En cuanto llego me topo con un user demasiado chico (Le doy 12 o 13 años) pero muy buena onda, y los saludo a todos, a lo que uno acota que me vio haciendo una transacción bastante sospechosa, claramente les dije que no se preocupara, que era de sustancias (Spoiler: Era una laptop que vendi en mercado libre :P )
Comenzamos a hablar de todo un poco, felices, contentos, y disfrutando el momento. A lo que dude dice “Tengo ganas de clavarme un wafle”, procede a gastar una torta de guita en su wafle, a lo que yo indignado le digo, ni empedo gasto tanta plata en un wafle, agarro, saco uber eats y me pido 2 metros de pizza muzzarela, la mesa se iba poblando poco a poco de users, hasta el punto que ya no entrabamos. Decidimos irnos para arriba, pero dude seguía esperando su wafle, por lo cual esperamos.
Mientras tanto, nos cuestionamos ¿Cómo vamos a meter dos metros de pizza de infraganti en el mercado ferrando? (Solo te dejan comer comida de adentro)
Surgieron muchas ideas, sobornar al guardia de seguridad, meterla en el gorro de fedora, entre muchas otras. Ninguna nos pareció factible, estábamos a punto de darnos por vencidos e irnos a comer pizza al cordón cuando por arte de dios, cae u/cahelum con su gran mochila, la cara de todos se iluminó con una sonrisa, mientras lo mirábamos en silencio…
¿Que pasa? -Pregunto sonriendo
Que linda mochila tenes - Le digo
Parece muy espaciosa - Exclama u/eggstasy
Es grande y resistente - Exclama Dude
Y más larga que la de luci… cas… - Exclama u/frapet
Nos comenta que se la compro de viaje en estados unidos, y le pido que me acompañe a buscar algo, mientras en el camino le comento que vamos a meter 2 metros de muzzarela, a lo que me dice
“No me la mancharan?”,
Vos tranquilo yo nervioso - Le contestó DUDEsamente
Cuando llegamos al repartidor, veo que está cerrando su mochila con un paquete que dice
“Caracas de noche” (La pizzeria a la cual le pedimos la comida)
-Nos mira y nos dice que en la pizzeria no le dieron el pedido, pero tuvo que venir hasta acá para que la aplicación no se la cobrará.
Me pareció muy raro todo… Claramente nos quería hacer la cama.
En ese momento llega lightstyle y le comentamos lo que está pasando,
No logramos encontrar el número de caracas, por lo cual, lightstyle se queda buscandolo, mientras nosotros hablando con el repartidor.
Repartidor: Ponganlo como entregado y correcto asi no me genran problemas
Yo: No te voy a poner como entregado, porque no me lo estas dando.
Repartidor: Yo fui a la piseria, me merezco que me lo pongas como correcto.
Yo: No te preocupes, le escribo a soporte
Repartidor: Uber tiene soporte en otro pais, te van a salir mas cara que la pizza, ponelo como correcto.
Yo: Tengo contrato internacional, vos tranqui.
Repartidor: Ah no, pero si llamas me vas a perjudicar a mi
Yo: Quedate tranquilo, digo textual lo que vos me estas diciendo, y que al parecer no tenes nada que ver
A lo que lightstyle me dice “No te preocupes, yo te doy plata si no te lo traen” Un amor <3
Ahi logre contactarme con la pizzeria a lo que me dicen “Ah si, el repartidor estubo aca y pidió que le separamos el paquete en 2 diferentes, se lo dimos”
En cuanto digo eso, el tipo arranca la moto y se va al palo.
Quedamos de cara, no podíamos creer lo que estaba pasando.
EL HDP PIDIÓ QUE LA SEPARARAN EN 2 PAQUETES PARA QUEDARSE CON 1 Y AL FINAL SE TERMINÓ QUEDANDO CON LOS DOS.
Despues soporte me comento que el delivery envio una foto en cuanto recibio el paquete, y que lo tenia en buen estado.
Entre para adentro re caliente, a contarles a todos lo que paso.
Habían aproximadamente 30 personas, habia muchas caras nuevas, muchas de ellas paradas, claramente la mesa nos quedo super chica.
Quedamos todos de cara, nadie podía creer lo que había pasado.
Mientras les contaba como el delivery nos había afanado la pizza observaba sus cara de tristeza, viendo como poco a poco su boca se hacía agua desapareciendo todo rastro de esperanza de probar una porción de muzzarela.
Hubieron propuestas de ir a buscar al delivery para recuperarla, CON LA COMIDA DE UN REDDITOR NO SE JUEGA, pero poco a poco fueron desapareciendo mientras el enojo se pasaba.
Se fue sumando más gente, hasta el punto de ser alrededor de 35, claramente la mesa no daba abasto, así que nos fuimos para arriba. Lamentablemente, no había dos mesas juntas, pero habia algo bastante parecido, una mesa solita y otra al lado con dos señoras,
Mi primera impresión fue “Vamos y copamos las mesas, nos sentamos todos de one”, pero no fue necesario, los redditores en cuestión empezaron a comportarse como animales en su hábitat natural, mientras las señoras comenzaron a asustarse, uno comenzó a decir “A mi prima la arrime una vez” y otro contestó “Es normal, todos arrimamos a nuestra prima alguna vez” la cara de las señoras fue indescriptible.
Se levantaron y nos dijeron “Les dejamos las mesas” a lo que los reditores agradecieron.
Copamos las mesas, las unimos y comenzamos a jugar cards-against-humanity mientras recordaba mi odio por el delivery que me afano la pizza, así que me calente, saque la aplicación y pedí dos metros de pizza común.
Jugamos al juego de mesa sin importar nada a nuestro alrededor, básicamente el juego consistia en dada una frase, poner lo que parecía más gracioso, se dieron cosas como:
“Lo más excitante en el mundo que tener un _ _ _ _ _ a tu lado”
Respuestas:
I got 99 problems but _ _ _ _ ain't one
De repente me suena el celular, el delivery estaba en la esquina, (Lo pedimos a la esquina para poder meter de contrabando la pizza sin que la viera el patobica)
Toco a cahelum y le digo “Camon beibi, tenemos que actuar” rapidamente comprende la situacion, coje su mochila, nos ponemos nuestros lentes de sol y vamos camino a la puerta, cuando salimos el delivery en la puerta, se acerco al mercado porque al parecer vio mi ubicacion gps.
Nos hicimos los boludes, fuimos caminando a la esquina y le dijimos que era en la esquina, vino, nos dio los 2 metros de pizza, le dimos 20 de propina, no entraba en la mochila de cahelum entonces partimos a la mitad la caja, la doblamos con salsa cayendo y pam, pa adentro de la mochila.
Habiamos salido y entrado varias veces antes, entonces el patobica nos quedaba mirando. Que decir, tenia miedo que nos dijiera algo, pero cahelum se puso la mochila al hombre y paso como si fuera su casa. Un grande.
Nos cruzamos con un par que iban a comprar nachos,
De repente cuando llegamos, nos preguntan a donde habiamos ido, y pammmm, sorpresaaaa.
Sacamos dos metros de pizza de la mochila de cahelum “Pa ustedes beybis”
Una manada de reditores se tiraron encima de los dos metros de pizza, acabandola en 5 minutos.
Enseguida que se terminó, volvieron los que fueron a buscar nacho… Nunca se enteraron que hubo pizza gratis :P (Pagada por el rdsmod :P)
Ponele que esto fue 21:30.
De 21:30 en adelante:
Despues de esto la cosa se empezo a poner muy particular, tanto asi que prefiero no describir las cosas que sucedieron (Si quieren enterarse vayan al próxima reddit after)
Estuvimos 3 horas y media ahi en la mesas, a la 1 de la mañana surgio una conversación a los gritos “A la prima se la arrima”, “Quien nunca estuvo con su prima”, y cosas del estilo. En un momento dado vino el patovica y nos pidio que nos fueramos porque iban a cerrar el local.
Estuvimos afuera del local hablando un rato mas, y dijimos que nos ibamos, cuando nos estabamos yendo, algunos en autos otros caminando, uno se para en al esquina y grito, “La joda sigue, nos vamos de joda carajo” y doy vuelta corriendo con los que estabamos, los que iban en auto se bajaron y lo que estaban en la esquina volvieron.
“Pah donde vamos”
“Vamos a buscar bares es el primer reddit after, a explotarlo”
“Dale, va pa eh”
“Paren que voy a dejar el auto a casa”
“Alguien tiene fuego?”
Y nos fuimos caminando, eran las 2:30 de la mañana y estabamos en una pizzeria enfrente al iava hablando con los dueños y fumando habano (Yo no fumo)
PD: Ni piensen que volví a leer todo este socrotoco. Perdon las faltas.
submitted by rdsmod to uruguay [link] [comments]


2018.10.25 14:22 allianceMcloud La Playa Final

Me desperté, todos mis sentidos se recobraron en una fracción de segundo, me encontraba aturdido por la cantidad de información que mi cerebro estaba procesando. No había pasado mucho tiempo, pues seguía siendo de noche. La luna volvió y con ella la luz, a mi alrededor no había nadie, ni pueblerinos ni danzantes tampoco estaba ella. Me asuste y estremecido busque por todas lados un rastro, huellas, algo que me indicara hacia donde correr, hacia donde ir. Estaba desesperado, no había rastro de aquel ritual en la playa, incluso cualquier señal de la hoguera había desaparecido. Mis manos temblaban , quería llorar, la había perdido, busqué en mis pantalones por alguna pista, nada, no encontré nada, mis ojos empezaron a humedecerse cuando delante de mí a unos 50 metro vi un cigarro y a otros 50 metros la colilla de otro, ella lo había logrado, sabía que lo que alguna vez me había hecho enojar, ahora me ayudaría a encontrarla. Seguí el rastro de colillas y partes de cigarros hasta que me adentre a la maleza cercana, la luz no era suficiente para seguir viendo las colillas, tenía que buscar alguna otra opcion, pense por unos segundo y al no encontrar mejor solución, corri en la dirección que mi corazón me decía que la encontraría.
Finalmente encontré una luz amarillenta proveniente de una choza no muy distante de donde había encontrado la última colilla, tome una rama, me arme de valor y decidí bordear la choza y escuchar que pasaba dentro, ahí estaba, era su voz y la voz del anciano que mantenían una plática cuyo tema no lograba entender. Pensé en mis opciones, vi a mi alrededor, no había nadie más, solo ella, el anciano y un pobre diablo que no tenía el coraje suficiente para entrar y sacarla de ahí. Me encontraba sentado en medio de la oscuridad, pensando en todas las opciones de escape, cuando escuche mi nombre, hablaban de mí, ella gritaba que no sería capaz de hacerlo, que debía haber alguna otra solución, me asome por la ventan la vi de espaldas, ella estaba enfurecida, gritaba y movía sus brazos, seguí una conversación ella sola, fue justo ahí cuando el anciano habló pero su boca no se movió, no quitó la vista del fuego y sus palabras me helaron la sangre.
-Bienvenido de vuelta, espero hayas descansado, pasa por favor, te estábamos esperando.
Ella volteo, me vio y empezó a llorar. - ¿por qué no te quedaste en la playa? tenias que haber ido por el coche, tenías que venir a rescatarme, sacarme de aquí, te deje un camino de colillas hasta nuestras cosas. Justo termino estas palabras y mi mundo entero se vino abajo, una fuerza sobrenatural, me jalo a la cabaña y lo entendí, ella estaba ahí en contra de su voluntad.
Pude verlo todo, quise gritar, quise moverme y salir de ahí, su cara hinchada de tanto llorar, sus ojos rojos y su esperanza hecha añicos, le falle. Observe lo que estaba dentro de este lugar macabro, miembros, partes de cuerpos, manos, tórax, piernas y pies de niños, ancianos y gente que ya no era útil para los pueblerinos, se los estaban comiendo, los usaban en la comida del lugar, no era pescado lo que comimos, eran personas.
-Esta bien que te asombres, todo mundo lo hace, es necesario para adaptarte, no necesitas articular tus preguntas, aquí estamos en un espacio abierto y lo escuchó todo. Los conozco, sé lo de sus madres, se que los extrañan. Se que odia a su padre y que tu no toleras a tu hermano, Aquí no necesitan una familia, no estarán solos nunca más, no hay necesidad de seguir viajando, encontraron eso que tanto anhelaban, escuche sus súplicas y permití que entraras, a diferencia de ella tu destino no era estar aquí pero a veces puedo ser piadoso.
- Hijo de puta déjanos ir, no queremos estar aquí, son unos enfermos, malditos degenerados, comen personas, se estan comiendo niños maldita sea ¿qué clase de lugar este? ¡dios mio, dios mio, ayudame! No nos conoces, solo estas jugando con nuestra mente, yo puedo manipular lo que sabes de mi, no se como le haces pero no eres nadie… -Grite
- Puedes seguir pidiendo su ayuda, aquí él no existe, realmente el dejo de existir hace siglos. Solo estoy yo y ella y lamentablemente para ti querido amigo, te irás cuando yo lo diga. Además: - al abrir su boca esta vez, no salió su voz normal, sino la de ella, era exactamente su voz y su manera de hablar- “Bien sabes que fumo porque es un suicidio aceptado por la sociedad, cualquier idea de recompensa o gusto al cigarro es nada más que una excusa con la cual podemos hacer que la gente acepte que queremos morir y no nos critique estas acciones autodestructivas”. La conozco mejor de lo que tu la conoces, sé por qué fuma, se que la levanta en la madrugada, se que la hace gritar, que la lleva al orgasmo.
Ella empezó a retorcerse, hacer diferentes gestos y paso de gritar de agonía a un no censurado gemido de orgasmo en tan solo unos segundos, su respiración aumentaba y las lágrimas no dejaban de caer de su mejilla. Ella ya no controlaba su cuerpo y el anciano no dejaba de sonreír en todo este proceso.
- ¡Eres un malnacido, hijo de puta, dejala en paz!
Dejó de llorar, dejó de estremecerse y se compuso en tan solo un segundo, parecía que lo ocurrido nunca hubiera pasado.
-Será mejor que te calles, escuchalo maldita sea.
-Es una chica lista, ahora entiendo por que ha sido elegida. Como le mencionaba, la razón por la cual están aquí es que ustedes ,al igual que yo en mi tiempo, buscan un lugar para vivir, realmente vivir, ser libres y al mismo tiempo ser parte de una unidad. Aquí en la playa encontrarán todo lo que necesite, comida, cobijo y la naturaleza estará a tu mando- la señalo-.
- ¿Por qué ella? que tiene ella que hacer con todo esto. pregunte.
- Aunque supiera no es de tu incumbencia, tu estas aqui gracias a ella, si por mi fuera ni siquiera te permitirá estar aquí presente, como todos los demás, te comeriamos y arrojaremos al mar. Así que por tu bien, no hables que me dirigo a ella. No soy yo quien los escoge, a mí me escogieron al igual que ahora te escogieron a ti. La comida ha faltado y nuestras mujeres dejaron de ser fértiles hace ya unos años, lo supuse por el viento, lo sentí en el mar y el sol ha estado más frío, supe que mi tiempo se acercaba y que eventualmente llegaría ella.
Ella no se encontraba en shock al igual que yo, creo que la conversación que estábamos teniendo era ajena a ella y que el anciano tenía su propia conversación con ella, pues no dejaba de llorar y en vez de estar confundida, empezaba asentir al minuto. Quise sujetarle la mano, quise golpear al anciano, pero mi cuerpo dejó de ser mío, estaba encerrado en una armadura sin poder cargarla.
- Ahora a tu pregunta, sí, todos ellos eventualmente dieron su vida por el pueblo, claro los que se ofrecieron, los otros pues como tu eran forasteros, gente que entró en esta realidad sin ser invitados, gente pecadora, gente común y lamentablemente no hay cabida para más personas así que los niños forman parte de la dieta básica. Nadie se queja y todos se adaptan, para ti es canibalismo, para nosotros la fuente de la vida eterna.
No me habia fijado pero lo unico que existia en mi vista era la choza, por las ventanas había una oscuridad infinita, la luna había dejado de existir de nuevo y no podía decir a ciencia cierta cuánto tiempo llevábamos en la cabaña, estaba agotado, exhausto y la voz del anciano se adentraba cada vez más en mi mente. Ella se levantó lentamente, se dirigió a una de las paredes de la choza y tomó algo que no podía percibir bien, era una especie de mazo, uno como esos con lo que se ablanda la carne. Le sonrió al anciano y giró suavemente hacia mi, me miro, me beso la frente, caminó unos pasos hacia atrás y me sonrió; sabía que la había convencido, sabía que la voz del anciano se había mezclado con la suya, no me había dado cuenta pero nunca estuve a tiempo de salvarla, la mire, le rogué que no lo hiciera, que la amaba, que mi futuro era ella y que sin ella no hubiera ido nunca a ninguna parte, lloré como nunca lo había hecho, el amor que un dia fue mi vida ahora me la quitaria. Cerré los ojos y escuche el golpe, después silencio absoluto.
-¡Levántate maldita sea, no tenemos mucho tiempo, apresúrate que si se despierta estaremos perdidos!
-¿¡Qué has…!? Gracias mi amor.
Tome el mazo y corrimos lo más rápido que pudimos, intentamos no hacer ruido, pero no fue necesaria tanta cautela, todos los pueblerinos estaba en un trance, eran marionetas sin su titiritero, se mecían, estaban en stand by. Corrimos más rápido aún, note que las casas ahora se veían desgastadas, sin colores, destruidas por el tiempo, lo que parecía al inicio viviendas vibrantes con vida, ahora eran parte de un pueblo fantasma, vi cómo uno a uno los habitantes caían como fichas de dominó.
-¡Por fin, ahí está!- gritó señalando el coche.
- Pero, ¿Donde estan las llaves?- pregunte desesperado, mi respuesta llegó al instante vi como las saco del bolsillo trasero de su pantalón, apretó el botón y escuché la alarma del coche. Mala idea pense y su repercusión vino inmediatamente, el sol apareció en su cenit al instante cegándonos momentáneamente, las casas retomaron su color y los pueblerinos despertaron, nos vieron y corrieron hacia nosotros.
-¡Enciende el motor, rapido, no tenemos tiempo, se acercan!. grité con todas mis fuerzas.
- ¡Eso intento, maldita sea, demonios, no puedo! sus manos temblaban y no acertaba a meter la llave en el arranque. Fue ahí cuando escuche la voz del anciano, distante pero persistente.
-No hay vuelta atrás, no hay escapatoria.
Estaba desesperado, en el coche se respiraba el olor a orina y lo único que veía era a la gente rodear el auto, lo golpeaban y lo mecían. Estábamos tan cerca de ser libres, tanto que podía imaginarme regresando a casa, hablando con mi padre, buscando a mi madre, solucionando todo lo que me había hecho escapar, sería un hombre nuevo, sería alguien diferente.
- Por favor, arranca. - sollozó.
Escuchamos la marcha del auto y ella pisó a fondo atropellando a quien sea que estuviera en el camino, había sangre en el parabrisas, se había estrellado tras golpear al danzante que la noche anterior me había sujetado, lo lograríamos, saldríamos de ésta, por el retrovisor vi como los habitantes de ese pueblo maldito, se iban marchitando, se apagaban, algunos convulsionaban y caían muertos al suelo. Manejó a toda velocidad hasta la salida del pueblo y volví a respirar.
-Estuvo bastante cerca, que demonios pasa en ese lugar, tenemos que ir a la policía, tenemos que hacer algo, es… son unos caníbales, son unos animales.- le grite mientras lloraba. noté que ella no había hablado desde que tomamos la carretera.
- ¿Estás bien?- le pregunté preocupado.
- Estoy embarazada.- Me lo dijo con una voz quebrada y serena. Me miro, acarició mi mejilla y vi como lentamente una gota escapó de su ojo. Lo entendí, ella debía de ofrecer a nuestro hijo , sacrificarlo para regresarle la vida al pueblo. Su mandíbula temblaba, luchaba por decirme algo y fue justo ahí, cuando al abrir su boca, sus ojos cambiaron de color, ya no eran los bellos ojos verdes a los que estaba acostumbrado, se tornaron grises y de su pecho salieron miles de risas desesperadas, eufóricas, era la risa del anciano. La realidad me cayó como un balde de agua helada, nunca dejamos al anciano, nunca vi su cuerpo en la choza, nunca tuve tiempo de realmente verla, ella ya no estaba, ella ya no existía, su voz se había mezclado con la de los otros miles que ocupaban su cuerpo, sus ojos no tenían vida y mientras más camino recorríamos más vieja se hacía, su piel se arrugaba, se ajaba y se caía. Hasta que no pudo más, soltó el volante, grité e intenté tomar el control, pero no podía dejar de verla, era vieja, irreconocible, ya no era aquella mujer que cargaba con mi hijo. No pude estabilizar el coche y nos estrellamos.
Amanecí en el hospital, con intenso dolor de cabeza, cuando pregunte donde me encontraba, en qué ciudad estaba, la enfermera me dijo el nombre de la ciudad por donde habíamos empezado, mi ciudad, la ciudad donde antes vivía, la ciudad que quería abandonar y que según mis cuentas hace más de 10 días habíamos abandonado. Me contó que había estado involucrado en un accidente de tráfico, respire profundamente, estaba aliviado, tal vez había sido una pesadilla o una realidad creada en mi cabeza tras el choque, le pregunté a la enfermera por la mujer que me acompañaba, me miró y me respondió:
-¿Una mujer? Joven, usted viajaba solo, se volteo en la carretera a una buena distancia de aquí, a unos metros de la playa, tuvimos que transportarlo en helicóptero pues su estado era muy grave.
-No, viajaba con mi novia, estábamos cerca de la playa. Me exalte, empecé a respirar muy rapido, mi corazón se quería salir de mi pecho, ella no estaba, ella no estaba conmigo, no pude haberme imaginado todo este tiempo, intenté levantarme y entre en shock, las piernas no me responden, no podía moverlas, la respuesta era obvia, ya no tenía piernas. Grité desesperado, la enfermera pidió ayuda y un par de enfermeros entraron y me dieron un tranquilizante. Lo demás ya lo sabe oficial pues aquí estoy como usted mandó, sentado en una silla de ruedas, mientras le cuento mi historia.
-Me parece fascinante todo lo que me está contando, incluso lamento decirle que me es difícil de creer. Agradezco que me haya compartido todo esto, pero eso no resuelve mis dudas ni el misterio de su grave accidente. Lamento decirle que por lo extraño de la situación y lo importante de su testimonio sobre la desaparición de Lucía Velázquez, nos hemos dado la libertad de revisar sus cosas y en lo que quedaba de su pantalón encontramos una nota la cual decía: “Me he tomado la libertad de quedarmelas como aperitivo, no vuelvas nunca”.
submitted by allianceMcloud to Hparanodormirpodcast [link] [comments]


2018.03.22 02:03 master_x_2k Insinuación III

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

_____________________Insinuación III______________________

No tuve tiempo para contemplar el mensaje que recibí de Tattletale. Sonó la campana y tuve que apresurarme para cerrar sesión y apagar la PC antes de dirigirme a mi próxima clase. Mientras recogía mis cosas, me di cuenta de que había estado tan absorta investigando sobre los villanos que había conocido la noche anterior y en el mensaje de Tattletale de que había olvidado preocuparme por meterme en problemas por faltar a la clase. Sentí una especie de resignación cuando me di cuenta de que tendría que enfrentar las consecuencias más tarde en el día, de todos modos.
Madison ya estaba en su asiento cuando llegué al salón de clases. Ella tenía un par de chicas agachadas a cada lado de su escritorio, y las tres rompieron a reír al verme. Perras.
Mi asiento preferido era el extremo derecho, primera fila, el más cercano a la puerta. La hora del almuerzo e inmediatamente después de la escuela era cuando el trío tendía ponérmelo más difícil, así que traté de sentarme lo más cerca posible de la puerta, para un escape rápido. Vi un charco de jugo de naranja en el asiento, con la botella de plástico vacía debajo de la silla. Madison iba por un dos por uno. Fue tanto una “travesura” como un recordatorio de cómo me rociaron con jugo y refrescos el viernes pasado. Irritada, evité mirar a Madison y tomé un asiento vacío unas pocas filas atrás.
El Sr. Gladly entró en la habitación, era bajo y lo suficientemente joven que casi podrías confundirlo con otro estudiante de secundaria. Tardó unos minutos en comenzar la clase, y de inmediato nos ordenó dividirnos en grupos de cuatro para compartir nuestra tarea con los demás y prepararnos para compartirla con el resto de la clase. El grupo que tuviera más para contribuir ganaría el premio que había mencionado el viernes, golosina de la máquina expendedora.
Eran cosas como estas las que hacían que el Sr. Gladly fuera el profesor que menos me agradaba. Me dio la impresión de que se sorprendería al saber que no le agradaba a alguien, pero eso era solo una razón más para mi desagrado. No creo que haya comprendido por qué a la gente podría no gustarle, o qué tan miserable era el trabajo en grupo cuando no te identificabas con ninguno de los grupos o camarillas de la escuela. Se imaginó que a la gente le gustaba trabajar en grupo porque les permitía hablar y pasar el rato con sus amigos en clase.
Mientras la clase se distribuía, pensé que en evitar quedarme como una perdedora sin ningún grupo al que unirme y sacarme algo más de encima. Me acerqué al escritorio en el frente del salón.
“¿Señor Gladly?”
“Llámame Sr. G. El Sr. Gladly es mi papá”, me informó con una especie de severidad fingida.
“Lo siento, eh, Sr. G. Necesito un nuevo libro de texto”.
Me miro curioso, “¿Qué le pasó a tu viejo libro?”
Empapado con jugo de uva por un trío de arpías. “Lo perdí”, mentí.
“Los libros de texto de reemplazo cuestan treinta y cinco dólares. No lo espero ahora, pero … ”
“Se lo traeré para el final de semana”, terminé por él.
Me entregó un libro de texto, y miré por encima de la habitación antes de unirme al único grupo con espacio para otro más: Sparky y Greg. Habíamos estado en grupo varias veces antes, como las sobras cuando todos los amigos y camarillas se habían unido.
Sparky aparentemente había conseguido su apodo cuando un maestro de tercer grado lo uso de forma irónico, y se había pegado, hasta el punto en que dudaba que nadie, excepto su propia madre, supiera siquiera su verdadero nombre. Era un baterista, de pelo largo, y estaba tan desconectado de la realidad que podías dejar de hablar en medio de una oración y no se daría cuenta. Simplemente pasaba por la vida aturdido, presumiblemente hasta que podio hacer lo suyo, que era su banda.
Greg era todo lo contrario. Era más inteligente que el promedio, pero tenía una manera de decir cada pensamiento que se le venía a la cabeza: su pensamiento no tenía frenos. O dirección. Hubiera sido más fácil estar en un grupo solo con Sparky y esencialmente hacer el trabajo por mí misma de lo que sería trabajar con Greg.
Saqué mi parte de la tarea de mi nueva mochila. El Sr. Gladly nos había pedido que ideáramos una lista de formas en que las capas habían influido en la sociedad. Entre los varios pasos de mi preparación para mi primera noche de disfraz, me había tomado el tiempo para arreglar mi proyecto de arte y había presentado una lista bastante completa para la tarea del Sr. Gladly. Incluso había usado recortes de periódicos y revistas para apoyar mis puntos. Me sentí muy bien al respecto.
“No hice mucho,” dijo Greg, “me distraje con este nuevo juego que recibí, es realmente muy bueno, se llama Space Opera, ¿lo has jugado?”
Un minuto después todavía estaba hablando sobre el mismo tema, a pesar de que no le estaba prestando atención o dándole ningún comentario sobre lo que estaba diciendo, “… tienes que entender que es un género, y es uno en el que realmente me he metido últimamente, desde que comencé a ver este anime llamado – ¡Oh, oye, Julia! “. Greg se separó de su monólogo para saludar con suficiente energía y emoción que me sentí un poco avergonzada solo estar sentada a su lado. Me volví en mi asiento para ver a uno de los amigos de Madison entrar tarde.
“¿Puedo estar en el grupo de Madison?”, Preguntó Julia al Sr. Gladly.
“Eso no sería justo. El grupo de Greg solo tiene tres personas. Ayúdalos “, dijo el Sr. Gladly.
Julia caminó hacia donde estábamos sentados e hizo una mueca. Solo lo suficientemente alto para que lo oigamos, ella murmuró algo disgustada, “Ew”. Sentí casi lo mismo de que ella se uniera a nosotros.
Fue cuesta abajo desde allí. El grupo de Madison se movió, así que las cuatro estaban sentadas al lado de nuestro grupo, lo que permitió que Julia hablara con ellas mientras aún estaba sentada con nosotros. La presencia de todas las chicas populares y atractivas en la clase solo puso a Greg más nervioso, y comenzó a tratar de insertarse en su conversación, solo para ser ignorado. Fue embarazoso verlo.
“Greg”, le dije, tratando de distraerlo del otro grupo, “Esto es lo que hice durante el fin de semana. ¿Qué piensas?”
Le entregué el trabajo que había hecho. Para su crédito, le dio una lectura seria.
“Esto es realmente bueno, Taylor”, dijo, cuando terminó.
“Déjame ver”, dijo Julia. Antes de que pudiera detenerlo, Greg obedientemente le entregó mi trabajo. La vi mirar por encima y luego la arrojó a la mesa de Madison. Hubo algunas risas.
“Devuélvemelo”, dije.
“¿Devolver qué?”, ​​Dijo Julia.
“Madison”, le dije, ignorando a Julia, “Devuélvemelo”.
Madison, linda y pequeña y objetivo del amor de la mitad de los chicos de nuestro grado, se volteó y logró una mirada y tono combinados de tal condescendencia que un hombre adulto se estremecería, “Nadie te está hablando, Taylor”.
Eso fue todo. A menos que corriera hacia el maestro y me quejara, no iba a recuperar mi trabajo, y cualquiera que considerara esa opción claramente nunca ha estado en la escuela secundaria. Greg miró entre las chicas y yo con una especie de pánico antes de caer en un ataque de disculpas. Sparky tenía la cabeza apoyada en el escritorio, ya sea dormido o cerca ello, y me quedé furiosa. Hice un intento de tratar de salvar las cosas, pero hacer que Greg se concentrara era imposible, ya que constantemente trataba de disculparse e hizo intentos pateticos para convencer al otro grupo de que devolviera mi trabajo. Se nos acabó el tiempo y el Sr. Gladly eligió a personas de cada grupo para ponerse de pie y exponer lo que se les había ocurrido.
Suspiré cuando el Sr. Gladly eligió a Greg para que hiciera la presentación de nuestro grupo, y me vi obligado a mirar a Greg frustrarlo lo suficiente como para que el Sr. Gladly le pidiera que se sentara antes de que terminara. Greg era uno de esos niños que siempre pensé que los maestros gritaban por dentro cuando levantaban la mano en clase. El tipo de niño que se tomaba el doble de tiempo para responder que cualquier otra persona, y a menudo era medio incorrecto o tan fuera de tema que descarrilaba la discusión. No me podía imaginar lo que poseía el Sr. Gladly para elegir a Greg para hacer la presentación de nuestro grupo.
Lo que empeoró las cosas fue que luego pude ver a Madison relatar mi impresionante lista de formas en que las capas habían cambiado el mundo. Ella usó casi todos mis puntos; la moda, la economía, los Tinkers y el boom tecnológico, el hecho de que las películas, la televisión y las revistas habían sido modificadas para acomodar a las capas celebres, y así sucesivamente. Aun así, se equivocó al explicar cómo habían cambiado a las fuerzas de la ley. Mi idea había sido que con capas calificadas para que aliviaran la carga de trabajo y se encargaran de la mayoría de las crisis de alto perfil, las fuerzas del orden de todo tipo podían entrenar y expandir sus habilidades, lo que las hacía más inteligentes y versátiles. Madison simplemente lo hizo sonar como si tuvieran muchos días de vacaciones.
El Sr. Gladly nombró a otro grupo como los ganadores, en virtud de la gran cantidad de cosas que se les habían ocurrido, aunque insistió en que la calidad del trabajo de Madison era lo suficientemente buena para contar. A partir de ahí, pasó a su lección.
Estaba que ardía y apenas podía concentrarme en la lección, ya que mi poder crepitaba y atraía mi atención desde la periferia de mi conciencia, haciéndome muy consciente de cada bicho dentro de área de 160 metros[1].
Podía desconectarlo, pero la concentración extra que tomó, junto con la ira que sentía hacia Madison y el Sr. Gladly, me distraía lo suficiente como para no poder concentrarme en la lección. Seguí el ejemplo de Sparky y puse mi cabeza sobre el escritorio. Como estaba exhausta por la actividad de la noche anterior, era todo lo que podía hacer para no quedarme dormida. Aun así, pasar la clase medio dormida hizo que pasara más rápido. Me sobresalté cuando sonó la campana.
Cuando todos recogieron sus cosas y comenzaron a salir, el Sr. Gladly se me acercó y dijo en voz baja: “Me gustaría que te quedes unos minutos, por favor”.
Solo asentí y guardé mis libros, luego esperé a que el maestro terminara de negociar dónde encontrarse a los ganadores del concurso de la clase para poder darle sus premios.
Cuando éramos solo yo y el Sr. Gladly en el aula, se aclaró la garganta y luego me dijo: “No soy estúpido, ¿sabes?”.
“Está bien”, respondí, insegura de cómo responder.
“Tengo una idea de lo que sucede en mi clase. No sé exactamente quién, pero sé que algunas personas te están haciendo pasar un mal momento “.
“Claro”, dije.
“Vi el desastre que quedo en tu asiento habitual hoy. Recuerdo hace unas semanas cuando pusieron pegamento en tu escritorio y silla. También hubo un incidente que sucedió a comienzos de año. Todos tus profesores tuvieron una reunión sobre eso “.
No pude mirarlo a los ojos cuando trajo el último evento. Me miré los pies.
“¿Y supongo que hay más de lo que no sé?”
“Sí”, dije, aun mirando hacia abajo. Fue difícil explicar cómo me sentía acerca de esta conversación. Me alegré, creo, de que alguien lo hubiera mencionado, pero me molestó que ese alguien fuera el Sr. Gladly. También me sentí avergonzada, como si me hubiera chocado con una puerta y alguien estuviera esforzándose demasiado para asegurarse de que estuviera bien.
“Te pregunté después del incidente del pegamento. Te lo vuelvo a preguntar. ¿Estarías dispuesta a ir a la oficina conmigo, a hablar con el director y el subdirector?
Después de unos momentos de consideración, levanté la vista y le pregunté: “¿Qué pasaría?”
“Tendríamos una discusión sobre lo que ha estado sucediendo. Tu nombrarías a la persona o personas que consideras responsables, y cada una de ellas sería llamada para hablar con el director, a su vez “.
“¿Y serían expulsadas?”, Pregunté, aunque ya sabía la respuesta.
El Sr. Gladly negó con la cabeza, “Si hubiera pruebas suficientes, serían suspendidas por varios días, a menos que hayan hecho algo muy serio. Ofensas adicionales podrían llevar a suspensiones o expulsiones más largas “.
Solté una risita triste, sintiendo que la frustración crecía, “Genial. Entonces, tal vez se pierdan unos días de escuela, y solo si puedo probar que estaban detrás de todo … y si son suspendidas o no, se sienten cien por ciento justificadas en cualquier cosa que le hagan a la soplona para vengarse “.
“Si quieres que las cosas mejoren, Taylor, tienes que empezar en algún lado”.
“Ese no es un punto de partida. Me estaría disparando en el pie “, le dije, tirando de mi bolso sobre mi hombro. Cuando él no respondió de inmediato, salí del aula.
Emma, ​​Madison, Sophia y media docena de otras chicas estaban de pie en el pasillo, esperándome.
[1] La distancia que usa Taylor es una decima de milla, lo que equivale a 176 yardas o 160 metros.

Capítulo Anterior < Indice > Capitulo Siguiente

submitted by master_x_2k to Parahumanos [link] [comments]


2017.02.06 19:23 Espartaco17 Yo también voto mezclado

A estas alturas nadie puede llamarse ya a engaño, podemos está dominado por la cultura de la guerra a muerte entre facciones, y en la guerra vale todo, por tanto el juego sucio, la mentira y la difamación sólo es un recurso más entre otros, y ya no se valora si es o no indecente, si su uso es o no prudente, medido y proporcionado al objetivo que se persigue, minusvalorar lo más posible a los adversarios de la competencia electoral, asimilados a enemigos que hay que aniquilar.
imaginemos que de Vistalegre II saliera una organización donde unos grupúsculos o camarillas de fanáticos adquirieran el poder, informal pero real, de liquidar a cualquier militante o cargo público usando campañas de desprestigio con matones profesionales en redes sociales, y recurriendo a insultos fetiche prefabricados y ya disponibles para hacer acusaciones delirantes sin pruebas ni análisis ni argumento alguno, que no serán necesarios por haberse instalado un relato general en la percepción dominante entre las bases de que estamos continuamente amenazados por un enemigo interno proteico y omnipresente, que requiere enérgica vigilancia y periódicas campañas de purga y persecución."Bah, sólo es otro judío o amigo de judio, nada bueno ni verdadero puede salir de ahí, no perdamos el tiempo con su insolvencia moral e intelectual,aplastémosle sin contemplaciones como la cucaracha que es".
la historia política de la izquierda está llena de refriegas cainitas y derrotas autoinfligidas por no haber sabido controlar a tiempo los excesos sectarios.También hay muchos ejemplos de cómo un SG con amplios poderes puede convertirse en un adorno,"un florero" o un atrezzo de "cartón" por la vía informal de que una camarilla o guardia pretoriana, filtrando todas sus relaciones y controlando su agenda, acabe de facto por usurpar las potestades legales del lider, inherentes al cargo, y administrarlas sin haber sido elegidos para ello.Así habría una privatización encubierta del poder, en beneficio de una élite autonombrada vanguardia ética dela Humanidad ("sólo nosotros nos deslomamos en la lucha por la justicia, mientras los demás se alienan en el consumismo capitalista degradante, tenemos derecho natural aun poder sin restricciones ni normas de control porque nuestro criterio carismático ya garantiza per se la bondad de nuestra ejecución").Aunque habría que añadir que estas patologías sí que son transversales y afectan a la "derecha" tanto como ala "izquierda", y amenazan tanto a Iglesias como a cualquier otro u otra que lo sustituyera.
Establecer una jerarquía inquisitorial de culpabilidades para proceder después a repartir castigos, con la fruición narcisista de quien se arroga autoridad soberbia que no tiene, eso no entra en mis propósitos.La lógica maniquea de "buenos y malos" no la cancelamos por invertir la distribución de posiciones entre unos y otros, cambiando "el equipo de Iglesias son los leales y puros y los errejonistas los traidores y vendidos" por "todos los buenos y perseguidos injustamente están en los errejonistas".No hay buenos ni malos, sino que todos somos malos, todos somos responsables de lo que está pasando, por acción u omisión.El nivel de desastre en que estamos sumidos sólo ha sido posible porque todos lo estamos alimentando, con cada infundio, con cada insulto o con cada intervención bienintencionada en hilos calculados sólo para agredir y que se sirven de cualquier aportación, sin importar su contenido para prolongar y aumentar el ruido global.Bases y dirigencia estamos todos atrapados en una furia infernal que nos arrastra sin remisión, como alguien ha dicho "la guerra se alimenta de sí misma", y todos y todas somos la carne de cañón que la sirve, como combustible y como acción, tanto agentes como pacientes.
la crítica que hago alas declaraciones de Luis Alegre(que desde luego no miente, porque no depende de nadie para vivir, ejerce su mayor vocación como profesor universitario de Filosofía, con un trabajo bien remunerado y garantizado, no busca ni necesita poltronas ni sueldo político, no está en ninguna cadena jerárquica, no hace favores a ningún capo para que le premie con un ascenso en un juego de poder en que no participa, no hay razón concebible para que quiera mentir) es que no logra romper la guerra de facciones, porque dejan margen a que los facciosos de un signo las malogren como tesis de parte y así puedan despreciarlas como una triquiñuela más del adversario en la lucha por el poder.no han logrado el prestigio y autoridad indiscutibles de una verdad suprapartidista que nos impresione a todos con su grandeza y nos obligue a apearnos de la insensatez colectiva y retomar los altos ideales de un país mejor, compasivo, cohesionado, que no deja en la cuneta a nadie, que pone coto la codicia delirante de una oligarquía agotada en su legitimidad histórica, y que destruye al país entero en su loca pretensión de durar para siempre, después de que su tiempo ya se acabó.
Así pues,Alegre dice verdad, pero no toda la verdad, sólo habla de lo que conoce y le importa personalmente, pero deja fuera de su campo de atención que los peligros para nuestra concordia no vienen sólo de donde dice.Insisto, todos somos culpables, pero aún tenemos una oportunidad de resolver esta crisis y salir, todos,y todas, reforzados.Carlos Fernández Liria y Javier Mestre han propuesto enviar un mensaje contundente a todos los liderazgos y a todos los grupúsculos sectarios y ambiciosos, con una solución que minimizaría la influencia de estos últimos, y obligaría a los líderes a un continuo esfuerzo de negociación, composición de perspectivas y equilibrio sintético de posiciones.Un CC híbrido en cohabitación con un SG fuerte con un apoyo masivo de votos y bajo su propio documento político-organizativo sin recorte de potestades legales, establecería la irrelevancia de los enfoques excluyentes y extremistas, dificultaría enormemente el poder de las camarillas para instigar campañas de odio interno destructivo por apetito de poder personal.Además un modelo así no sacrificaría la fortaleza del liderazgo ni la necesaria agilidad y eficacia ejecutiva para responder alas demandas urgentes de los momentos críticos, donde una larga negociación no es posible, esta se reservaría para el lento ritmo de la legislación, los acuerdos y las transacciones.
Pablo iglesias ha dicho que "si no gana mi lista no lideraré el partido".Bien, pero esto son declaraciones coyunturales de campaña, su vía de escape para reconsiderar su actitud tras las elecciones sería la ambigüedad de la expresión "perder" que, deliberadamente no está definida. Iglesias es un político práctico y con fina sensibilidad para las reivindicaciones populares más contundentes.¿Seguiría considerando una derrota que sus documentos político-organizativo tuviesen la mayoría, la SG tuviese un apoyo masivo de votos, y sin embargo tuviese que compartir el CC con una buena representación de los otros sectores?¿No vería en eso un mandato aabrumador de las bases, los dueños legítimos y soberanos del partido que le están dando una orden? y además una orden racional que se puede cumplir perfectamente.Aquí no hay ninguna duda, como en la idea errejonista de disociar programa de liderazgo personal, que ciertamente es discutible si es congruente y posible tal forma de "cohabitación" o división de poderes:pero creer que es posible no es igual a mentir,en el caso peor, sería un error; por eso Echenique, quizás sometido ala fuerte presión de un clima enrarecido que ha exacerbado, fuera de todo límite sano, la competencia entre grupos, ha confundido cosas muy distintas en sus críticas aErrejón.Pero sí es tajantemente posible y operativa la disociación entre Programa y SG, por un lado(serían como la Constitución y el poder Ejecutivo), y el CCpor otro(sería el poder legislativo con margen propio para traducir en cada coyuntura las normas abstractas programáticas en directrices concretas para el SG que este podría impugnar ante la Comisión de Garantías,(poder judicial) si las considerase contrarias al Programa(inconstitucionales)
Para mí lo ideal sería un estricto empate entre 20 consejeros/as para cada sector,pero si saliera 50%(Iglesias) 40%(Errejón), 10%(Urbán), eso ya bastaría para aponer coto ala degeneración sectaria y la escisión de nuestro partido, que es hoy nuestro principal peligro.Decía qque todos somos responsables deld esatre actual, eso incluye al SG que no es una divinidad evaluable sólo con categorías sobrehumanas, también tiene que rendir cuentas por esto, y será el primero en reconocerlo, habiendo insistido tanto en esta idea en muchas de sus comparecencias públicas.El SG habló de "vergüenza" y "perdón"al mostrase humilde ante la opinión pública por el espectáculo de la guerra fratricida.Pero esta no ha parado,ha crecido aún más virulenta a cada hora, haciéndose ingobernable por completo.La grandeza de iglesias reside en que jamás rehúye responsabilidades, un CC híbrido sabrá leerlo como la medida de emergencia que las bases proponemos para cortar en seco lo que nadie supo evitar hasta ahora, y sabrá asumirlo como el cierto castigo a su incapacidad, compartida con la nuestra, de parar nuestra degeneración, al rechazar su propuesta inicial de lista monocolor. La lista híbrida la considero la solución mejor para salir ya del pozo en que estamos metidos, aunque no la defiendo como la infalible formula organizativa para siempre y en cualquier contexto, y en eso me alejaría de anticapitalistas y errejonistas en suponer que toda concentración de poder y homogeneización de órganos constituidos es siempre mala para la integridad del poder constituyente, las Bases Soberanas, aunque la condensación actual que reclama iglesias ha dejado de ser conveniente por la guerra fratricida sobrevenida, que lo cambia todo por la urgencia de eliminarla y no dar opción a ninguna camarilla desnortada y obnubilada por el "poder del anillo", borracha por el súbito y descomunal éxito electoral. En los momentos extraordinarios el Pueblo, como poder Constiuyente comparece como una parte que reclama ser el Todo, en una acción deslumbrante de concentración enorme de energía social ,al margen de toda norma y vía prefijada, como poder anómalo y salvaje que nadie puede resistir, como sujeto hegemónico de poder condensado de facto, aunque el derecho vigente, como poder constituido, le negase potestad legítima alguna;Ahora es prematuro saber si estamos en situación prerrevolucionaria,donde el poder constituyente irrumpe como todo que desborda las leyes,o una situación más "normal" donde el pueblo comparece como parte organizada, como mero cuerpo electoral conforme alas normas ya dadas, en dialéctica con otros órganos constituidos, con su lugar propio y orientado a desarrollar el potencial aún no agotado de la Constitución vigente, Este es el Pueblo como primus inter pares de la División de poderes, una parte en juego con las otras, constreñida por ellas y al tiempo limitante suya, dispersando y desconcEntrando el poder en muchas instituciones con funciones propias.Creo que Errejón tiende a pensar esto último,e Iglesias lo primero. Errejón se mueve más cómodo en los periodos institucionales de lucha, equilibrio y orden, es un temperamento clásico, aristotélico, empírico, pero IglesIas es más dramático, romántico, platónico, orientado a las transiciones bruscas, alas grandes emergencias de lo nuevo, a los momentos heroicos de gran intensidad emocional y temporal y de pensamiento y acción.Uno se orienta a conquistar el futuro,una nueva aurora incógnita; otro a consolidar lo ganado y administrarlo en el presente con vocación de durar y que el futuro se parezca y repita lo ya pasado.Ambos perfiles son complementarios, expresan dimensiones constitutivas, opuestas pero mutuamente solicitantes, de la acción política humana, en todo tiempo y ligar.Es una barbaridad, producto de una gravísima ignorancia, contraponerlos como egos psicológicos en disputa, no son yoes narcisistas, sino emblemas de dos momentos conjugados y necesarios de todo momento "populista" de cambio político, su ejemplo e inspiración nos instruye a diario sobre lo que hay que hacer para cubrir todo el espectro de exigencia para consumar los cambios en toda su integridad y extensión.Perder alguno es quedarnos mancos en nuestra potencia. Pero esto es un debate político serio que no puede tenerse si primero no limpiamos la basura en el campo de juego, cuya pestilencia nos asfixia a todos.El mero anuncio verosimil de que un lista mezclada podría ser la ganadora creo que ya lo cambiaría todo para mejor.
Ahora quiero confesar algunos datos personales, para que entendáis bien mi posición.Mi madre ,a los doce años ya tenía que ir a lavar la ropa de su familia a un rio, el peso era tan grande que con el correr del tiempo, le han aparecido secuelas en forma de dolores crónicos que no tienen cura. Sus juguetes eran un palo y un a patata con agujeros a guisa de ojos, que hacía las veces de una muñeca. Pasaba largas horas sola entre los maizales, con su muñeca y ensoñaciones de niña.Hasta los catorce años no llegó la luz eléctrica a su pueblo, el primer yogur lo tomó cuando se casó, alos 27 años.Nunca en su infancia y juventud, tuvo nada, y sin embargo es la persona más alegre y luminosa que haya conocido, cuya abnegación y entrega incondicional a sus seres queridos ha sido el ejemplo de integridad más majestuoso que haya conocido, si hay algo que valga en mí, es porque ella me lo entregó y lo ha nutrido siempre,incansable, con su amor.Al igual que la madre de Camus, ella también madrugaba para prepararme el desayuno cuando tenía que ir al colegio, y una de sus tareas, era limpiarme los libros que llevaba,para ir bien pulcro.Los limpiaba con tal morosidad y delicadeza, que parecía un orfebre puliendo una joya.Con cada libro de aquellos que ella me limpiaba, me adentraba yo en un mundo maravilloso que ella no había conocido nunca, ni conocerá, pero sabía que yo debía ir lejos, muy lejos de ella, allí donde ya no tendria posibilidad alguna de hablar conmigo de nada, ella, tan pequeña y humilde,entre sus pucheros y almohadas, y yo tan intelectual, tan soberbio poseedor del lenguaje del poder, y experto en la alambicada retórica con que los amos han acogotado y humillado siempre a los siervos.Pero yo he tratado siempre de usar el instrumento del amo contra el amo, y vengar a mi madre por haber sido privada de tantas cosas por la injusticia tiránica del mundo.Aunque cuando lo pienso mejor, creo que ella siempre gozó de la mayor riqueza, la capacidad de amar a otro más que a sí misma, y vivir en éxtasis generoso hacia los demás, desplegando sin aspavientos ni estridencia ni presunción alguna, el mismo amor, a pequeña escala, que alimenta la trama viviente, a gran escala, dela empresa cooperativa de las generaciones humanas a través de los siglos, y eso es la inmortalidad.Mi madre vive en la inmortalidad del amor, en cambio, nosotros , con todos nuestros privilegios mimosos, que tuvimos gracias a nuestros padres,que lo dieron todo por nosotros, con nuestros viajes, licenciaturas universitarias, nuestros cacharros tecnológicos y banales,nuetras redes sociales, nuestros eventos culturales y entretenimientos hypster y cool, ¿qué engendramos?¿engendramos algo en la belleza, como Platón definía el amor?Mis padres son de una generación que, con sus manos desnudas, en un país que era un muladar de miseria , hambre y represión,pusieron con su esfuerzo las condiciones para el despegue económico y la apertura de oportunidades de vida que después hemos disfrutado nosotros.Pero la herencia admirable que recibimos de nuestros ancestros, cada generación debe merecérsela, hacerla apropia con su propias gestas, agrandarla y lanzarla así aumentada a nuestros descendientes.¿Y nosotros qué hacemos, demostrmos que no vivimos para nuestra panza narcisita y mezquina, sino para grandes ideales mayores que nosotros?¿dejaremos nuestra ejemplaridad como legado a nuestros hijos?Yo sólo veo con qué masoquismo loco nos revolcamos en la vileza, en la calumnia, el insulto y el chismorreo más insubstancial, tiramos nuestra vida por el retrete y saboteamos nuestra última oportunidad de cambio político, antes de caer en el abismo de una cárcel de otros cuarenta años, donde nuestros padres, hermanos y hermanas, e hijos e hijas, y cónyuges, tendrán que llevar una vida oscura de esclavos y sabandijas arrastradas ante los jefes despóticos de un Régimen restablecido que buscará venganza frente a quienes se atrevieron a desafiarlo, y serán arrojados si piedad a una miseria de generaciones.he tenido que soportar cómo personas, antaño razonables de la plaza, se volvían energúmenos vociferantes, que ya no piensan ni anlizan nada, sólo gritan improperios, y lindezas del tipo"que se vaya ala mierda""aplastémoslos como cucarachas", "vete a tomar por el culo", ya sí día tras otro cada hora, cada minuto, cada vez más hundidos en la infamia.¿ya no os respetáis a vosotros mismos?¿no sentís aún un avergüenza abrumadora? Yo espero que los agitadores profesionales , inducidos por dirigentes insensatos de todo signo, y los militantes que, de buena fe, repiten como loros las consignas oídas a los primeros, en quienes confían, sean fulminados como un rayo por una vergüenza y autodesprecio tan intensos que puedan rectificar y evitar su paso por la vida como sombras inútiles y tristes, sin resplandor ni dignidad alguna, saboteando lo mejor de sí mismos con el boicot letal a nuestro partido, y a su través, del país entero, amenazando con privar a millones de personas de su única defensa posible frente ala Troika.
he hablado poco de mi padre, porque no llegué a conocerle muy bien, cuando tenía yo 18 años y había empezado a estudiar primero de medicina, murió en un accidente laboral "in itinere", al atajar, camino de la empresa en que trabajaba , por un tramo peligroso de vía férrea de RENFE, que estaba sin la debida protección de un paso anivel con barrera.otros muchos obreros habían muerto ya allí, atropellados por el tren, y otros más siguieron muriendo después, jamás ningún tipo d Autoridad tomó medidas para arreglar esto, ya que en nuestra sociedad, moderna e ilustrada, la vida de ciertos grupos de población no vale nada.La clase obrera de este país sigue pagando ala brutalidad patronal un severo tributo de sangre,de modo que tres de cada cuatro accidentes mortales en la UE ocurren en España.Sin comentarios.Tras la muerte de mi padre, la empresa pública en que trabajaba, dirigida por altos cargos del PSOE,me comunicó la supresión de mi beca de estudios,ya que"había terminado el vínculo del trabajador con la empresa"(eufemismo burocrático de fina sensibilidad, como se ve, para decir que mi padre había muerto,y, si no trabajaba, ya no financiaba la beca con su esfuerzo productivo).pero hete aquí que la empresa pública de marras era deficitaria, se financiaba no con el output productivo delos empleados vivos, sino a cargo de los presupuestos Generales del Estado, que nutrían también el programa de becas, luego no había razón alguna para suprimir la beca con la muerte del trabajador, ya que no era su trabajo vivo el origen de la financiación de aquélla.los sindicatos, que enegociaban el blindje de las becas frente ala muerte del empleado, me propusieron servirles deariete presentando un areclamación personal.Un gerifalte de la empresa se entreevistó conmigo en su lujoso despacho.Tenía el carnet del PSOE, ya ante mis insistencias bastante molestas, a lo que se ve, montó ne cólera y me soltó una soflama indignada neoliberal, y cómo las empresas debían tener derecho adespedir amiles d etrabajdores de un sólo golpe, si eso aseguraba la viabilidad empresariasl, y esta dureza era lo que traería la prosperidad en una economía d emercado.Recuerdo quee ste tipo cobraba un abultado salario de los presupuestos públicos.En aquel momento me juré que jamás votaría al PSOE,y así hasta hoy,jamás pensé que me hubiera equivocado.Dsede luego me quitaron labeca, y los otros huérfanos d elos siguientes obreros muertos, también se quedaron sin ella.Sobrellevé el dolor por mi conciencia política, que trasmutó la pasión privada en condolencia pública, Al preguntarme yo no "¿cómo puedo librarme de mi dolor?" sino "¿cómo tiene que ser el mundo para que el dolor sea posible en general?¿cómo podemos extirpar el dolor de todos?", Hallé alivio y consuelo, y sufrí una transformación.Al averiguar las causas políticas y colectivas del dolor privado, me libré de él, y desde entonces no abndono el compromiso con la verdad y la justicia, aunque suen algopresuntuoso, la verdad, pero no se me ocurren mejores palabras.Ahora bien, para honrar la memoria y ejemplo de mis padres, para que mi padre no haya muerto en vano, no puedo consentir de ningún modo que la mejor parte de mi destino, aquélla que me hará definitivamente digno de la devoción que mis padres pusieron en mí, es decir, mi impronta en este proyecto político, el mejor delos últimos cuarenta años, mi oportunidad para dejar como legado un mundo mejor que el que recibí;no puedo consentir, decía que dirigentes insensatos, o sus mequetrefes mamporreros, sin cerebro ni corazón , o incautos irreflexivos destruyan y conviertan nuestra casa en un estercolero.para proteger la cadena de ejemplo inspirador entre las generaciones, que hoy pasa por podemos, soy capaz de incendiar el mundo.Todos podéis, en soledad, cuando no valen ya las máscaras, y ya no podéis engañaros,haceros estos mismos razonamientos, identificar lo correcto, cómo podéis dar lo mejor de vosotros mismos, para honrar a vuestros amados, y regalarles la esperanza real de un mundo de hombres y mujeres libres y erguidos, no con el orgullo de la codicia pequeña y sórdida, sino con el amor de un rayo de sol que nos atraviesa atodos y merece perdurar por toda la eternidad.Vosotros elegís, yo ya lo hice, y por eso, ahora, por encima de todo, yo también voto mezclado, porque no quiero revolcarme más en el insulto, la vileza y la calumnia. ¿De que lado estáis?Salud y firmeza.
submitted by Espartaco17 to podemos [link] [comments]


2016.06.18 11:20 EDUARDOMOLINA José Antonio Pérez Tapias. La paradoja de una mayoría no mayoritaria.

http://ctxt.es/es/20160608/Firmas/6554/campa%C3%B1a-electoral-pactos.htm
"Las paradojas tienen su encanto. Tensionando el lenguaje, son retos para nuestro intelecto. Por eso mismo hay que manejarlas con cuidado. Quien formula una propuesta sirviéndose de una paradoja puede que no salga airoso del reto que él mismo se haya planteado. En tal caso, por el contrario, puede ocurrir que el atrevimiento retórico provoque un mayor hundimiento en las contradicciones de las que se quería salir con una propuesta paradójica que pretendía ser como una cuña de la misma madera. Me temo que una situación así es la que puede tener que afrontar la dirección del PSOE y, concretamente, su portavoz a estos efectos, el reputado economista Jordi Sevilla, cuando lanza el mensaje de que “para evitar terceras elecciones, si no hay mayorías, debería dejarse gobernar al candidato que consiga mayor apoyo parlamentario”. Salta a la vista que está planteando de manera explícita la hipótesis consistente en que, de hecho, se reconozca políticamente, con la correspondiente traducción en comportamiento parlamentario, una mayoría que no se tiene. ¿Qué decir, pues, ante esta aparente solución para salir de todo posible bloqueo en un nuevo proceso de investidura de un candidato para la presidencia del Gobierno de España?
Hay que conceder, por una parte, que una fórmula como la propuesta se hace valer recordando al Partido Popular la obviedad, respecto a la cual son tan interesadamente olvidadizos, de que en España tenemos un sistema parlamentario. Por ello, la ciudadanía elige a sus representantes en las cámaras legislativas, siendo éstos los que después, en el Congreso de los Diputados, han de conformar la mayoría necesaria para investir a un candidato como presidente del Ejecutivo. No hay, por tanto, elección directa de un presidente que de suyo es un primer ministro. De nada sirve invocar sin más el hecho de la lista más votada para reivindicar que automáticamente sea presidente quien la haya encabezado, tratando así de legitimar apelando al voto de los electores algo que tales votantes de suyo no han elegido. Los electores sólo dan su voto para quienes han de representarlos en la sede del poder legislativo, entrando en sus funciones el apoyo a una candidatura presidencial en base a una mayoría parlamentaria que, si de entrada ningún partido cuenta con ella en términos de mayoría absoluta, ha de conformarse mediante pactos hasta lograr la mayoría suficiente legalmente exigida. No obstante, a pesar de ser así las cosas en la democracia que en nuestro Estado tenemos, la derecha, esa que tanto invoca la Constitución cuando le interesa, seguirá dando la lata con el tan recurrente mensaje engañoso de que se traiciona la voluntad de la ciudadanía si no se inviste presidente al candidato del partido con más votos. Es una intencionada falsedad a la que podemos atribuir voluntad de engaño.
Dicho lo anterior, es obligado señalar, por otra parte, los problemas que encierra la propuesta de desbloqueo parlamentario comunicada por Jordi Sevilla, la cual recoge formulaciones de Pedro Sánchez en otros momentos, así como se hace eco de la reiterada indicación hecha desde mucho tiempo atrás por Felipe González acerca de que se deje gobernar, mediante abstención por parte de PP o PSOE, a quien tenga cierta mayoría, sea PSOE o PP, aunque no llegue a la mayoría que debiera haber de no contar con abstenciones. Hay que señalar primeramente que una fórmula así de ninguna manera puede sostenerse en el vacío, sino que implica algún tipo de acuerdo, presentado incluso como de cortesía parlamentaria, para que los implicados en una situación como la que se quiere abordar acepten la solución. Es decir, es insoslayable reconocer que para que esa vía de desbloqueo funcione tiene que haber alguna suerte de acuerdo entre PP y PSOE. ¿Supondría tal acuerdo una forma “elegante” de dejar paso al PP hacia el gobierno, en el caso de que fuera el partido que aglutinara más apoyos seguros? Y, de otro lado, ¿entrañaría tal acuerdo una confirmada anuencia del PP en el caso de que fuera el PSOE el que pudiera ostentar más apoyos confirmados? Una respuesta positiva a ambos interrogantes conlleva alguna forma de acuerdo del PSOE con el PP, y tal cosa no debe eludirse ante la opinión pública.
Una segunda cuestión ineludible es la relativa a la mayoría que pueda o quiera conseguirse, lo cual para el PSOE es cuestión crucial. Desde el campo socialista, el asunto no puede limitarse a pedir a la derecha, e indirectamente también a la izquierda o a nacionalistas que no entren en la mayoría que se conforme, que den vía libre a una supuesta mayoría de diputados, confiando en la abstención de quienes no la integren para cumplir los exigentes requisitos para mayoría suficiente. El quid de la cuestión radica en dónde se pone el límite de la mayoría que se quiere hacer valer y, por supuesto, con quién se suma para lograrla. En otros términos, ¿vale recabar apoyo para una mayoría no mayoritaria cuando se ha desechado intentar un pacto más amplio o de otra índole que permitiera una mayoría suficiente, es decir -–con perdón por la redundancia--, una “mayoría (en verdad) mayoritaria”?
Pienso, como muchos ciudadanos y ciudadanas, que el PSOE debe aclarar al máximo la índole y el alcance de su propuesta, no sea que bajo una alambicada fórmula de sabor parlamentario se suministre el amargo trago de un pacto por la derecha, con Ciudadanos, por ejemplo, en vez de un pacto por la izquierda, quizá desechado ya cuando la misma fórmula se hace pública cual bálsamo de Fierabrás para evitar las tremendas calenturas que puede originar un nuevo retraso en formar gobierno o la hipótesis que nadie quiere contemplar de una tercera convocatoria electoral. Hace falta una fórmula magistral, ciertamente, pero somos muchos los que esgrimimos razones para que en su composición no se excluya un pacto por la izquierda que, aun con sus paradojas, puede ser la vía para no quedar hundidos en contradicciones insalvables.
  1. Desde los “cristianos viejos” a los españoles buenos
Ya lo dejó escrito Cervantes en las primeras líneas de su magna obra, El Quijote: “duelos y quebrantos los sábados”. Es decir, indicación de menú bajo la cual se recoge la autoritaria orden de que “den morcilla” o plato de huevos con tocino o chorizo, en sábado –¡repárese bien!--, para que ningún cristiano nuevo, siempre bajo sospecha de seguir siendo judaizante, escapara a la prueba que ha de pasar si quiere ver expedita la puerta para la integración social entre los cristianos viejos. Y en ésas seguimos, cuatro siglos después. Para algunos, no todos somos iguales. Piensan ellos que a los suyos, esto es, a ellos mismos les corresponde, por la naturaleza de las cosas, el poder, porque han de mandar los que tienen la pureza de sangre necesaria para ordenar los asuntos de la patria –identificados con los de su clase-- y velar por lo que ha de ser su incorruptible esencia –como incorruptible era el brazo de Santa Teresa que esgrimía el dictador de cuyo nombre no quiero acordarme, para legitimar con los restos de tan egregia doctora de la Iglesia, aunque fuera de ascendencia judía, el nacionalcatolicismo con el que legitimaba su criminal régimen--. Tal es el fondo telúrico de la derecha española, conservadora hasta las cachas, hoy entregada al neoliberalismo rampante que ha dominado la escena mundial y, por supuesto, el patio nacional, en los últimos tiempos.
¿Y a qué viene esto? Es interrogante al que cualquiera puede responder acogiéndose, según preferencias, o a la poesía de Bécquer o a la antipoesía del chileno Nicanor Parra: “¿Y tú me lo preguntas, amor mío?”. La respuesta está clara: la derecha española se mantiene en su imaginario carpetovetónico a piñón fijo. Y para prueba, un botón electoral, el que arrebatamos a Rajoy, desprendiéndolo de su chaqueta, la que lucía en el mirador de san Nicolás, en el Albayzín granadino, cuando, haciendo alarde de derroche de desparpajo antiplasma, se soltó su repeinada cabellera para decir: "Los mejores somos los españoles. Bueno, hay algunos un poco malos, pero son los menos, y los vamos a derrotar el 26 de junio, a todos". Claro, ¿verdad? Y dicho sin mayores problemas en un mitin del PP, después de la victoria de la selección española de fútbol, ganadora gracias a un gol de Piqué, independentista catalán fuera del estadio, pero cuyo gol, sirviendo lo mismo para un roto que para un descosido, es lo que más se parece al brazo incorrupto de la Santa de Ávila en manos de una derecha españolista posmoderna, a pesar de no haber sido moderna en ningún momento de su historia.
Si alguien piensa que esto es sacar demasiada punta a lo que no da para ello, que haga su inmersión en el psicoanálisis freudiano para adentrarse por los vericuetos donde circula lo reprimido en chistes, lapsus y actos fallidos. Tras la apariencia de ingeniosa broma electoralista, el candidato del Partido Popular juega con la vetusta diferenciación entre españoles de bien –“los mejores”-- y “los malos”, ésos de las izquierdas que, para el caso, tanto son los de un PSOE al borde de un ataque de nervios, como los de Podemos en la fantasiosa aventura de asaltar los cielos. El esquema de fondo no ha variado un ápice: los españoles de orden –del orden dominante-- y esos otros, los “jaraneros y alborotadores”, como dejó escrito Roberto Mesa en texto que no debiera ser olvidado. Apelación, pues, al imaginario colectivo, en este caso de la derecha más rancia, la cual es la que se permite dividir a los partidos políticos del momento presente en “constitucionalistas” y “no constitucionalistas”, habida cuenta de que es esa misma derecha con sus intereses sistémicos la que da o quita credenciales de lealtad a la Constitución, según la medida de dichos intereses. Está clara, pues, la jugada de un Rajoy que, con su currículum político, no debía de llegar de nuevo jamás a ser presidente del gobierno. El PSOE, por cierto, debería no dejarse enredar en ese perverso juego de clasificaciones discriminatorias entre constitucionalistas y no constitucionalistas. Sabe demasiado a etiquetas excluyentes como “españoles de bien”, “gente de orden” y “cristianos viejos”.
  1. Sobredosis de 'marketing' electoral. Miércoles 15 de junio.
    ¿Qué candidato presenta mejor imagen? ¿Qué partido vende mejor su programa? ¿Cuáles son los mejores mensajes en una campaña para captar votantes en el mercado del conjunto de los electores? ¿Cómo vencer a la competencia electoral de otros partidos en la disputa por el voto? ¿Cómo hacer que para ello funcionen bien los agentes electorales? ¿Cómo lograr una propaganda eficaz en los medios de comunicación?...
Cuestiones como las señaladas permiten constatar cómo a la terminología procedente del campo militar con la que los partidos políticos se entienden a sí mismos se sobrepone, especialmente en tiempos de campaña electoral, la terminología proveniente del campo económico, concretamente de las técnicas de venta que suelen reunirse bajo el rótulo de marketing, eludiendo, por lo demás, palabras de la órbita del castellano, como “mercadotecnia”. Lo de marketing parece que queda mejor y, además de permitir un rápido trasplante del campo económico al ámbito político, no deja de recoger ese neocolonialismo cultural del mundo anglo al que estamos sometidos, siendo, sin duda, uno de los actuales “signos de los tiempos”, como diría alguno.
Nada hay que objetar, sino todo lo contrario, a que en el campo económico y, más concretamente, en el mundo empresarial, se preste mucha atención a lo que señalan las teorías de marketing –seguiremos adelante con el término en cuestión, ya consolidado entre nosotros--, con el objetivo de explicar y, mediando explicaciones contrastadas con la realidad, potenciar las ventas de los muy diferentes productos con los que las empresas concurren al mercado pretendiendo ganar clientes, vender y obtener el máximo de beneficio. Sabemos además que tales teorías no cuentan solamente con ingredientes puramente económicos, sino que tienen en cuenta factores psicológicos decisivos respecto al comportamiento de los consumidores, así como otras muchas informaciones relevantes, desde las relativas a pautas culturalmente asentadas hasta las atinentes a datos demográficos relevantes sobre la población a la que se dirigen las campañas de venta. Un buen diseño de éstas es crucial para la competitividad, sin la cual se acaba sucumbiendo en esa guerra económica despiadada que supone la competencia en medio de todos los rigores del mercado.
Los diferentes ámbitos de nuestra realidad sociocultural no se hallan, por fortuna, separados por fronteras impermeables que hagan de ellos compartimentos absolutamente estancos. Mas siendo así, también es cierto que en nuestras sociedades, herederas de la modernidad, se han ido constituyendo distintas esferas, cada una con valores determinantes de sus propias dinámicas y con una lógica de funcionamiento en cada caso propia. Maquiavelo, por ejemplo, tuvo el indiscutible mérito de poner de relieve las peculiaridades de la esfera política, con la autonomía que le es propia –incluso estando económicamente condicionada, como señaló Marx--. Resulta ser, por tanto, un elemento distorsionante de la realidad el trasplantar sin más criterios y pautas propios de un ámbito a otro distinto. Si tal operación se consuma se confirma cómo desde un ámbito queda colonizado otro en el marco del mundo que comparten. Es decir, si la política se rige por pautas y criterios extraídos del campo de la economía, es que ésta domina a la política. Si ello se produce en tiempos de hegemonía del neoliberalismo, los hechos refuerzan el mismo sometimiento del Estado al mercado que desde dicha ideología se propugna.
Así, llega la hora de un debate electoral y los candidatos convocados al mismo están más preocupados por colocar mensajes prefabricados que por presentar el propio programa, están más atentos a cuidar la imagen con la que “venderse” que a comprometerse con sus propias propuestas, o se hallan más pendientes de los ecos mediáticos que de la palabra propiamente política. Lo volvimos a ver el otro día en el último, por único, debate electoral de los cuatro candidatos a la presidencia del Gobierno presentados por los partidos de ámbito estatal: PP, PSOE, Ciudadanos y la coalición Unidos Podemos. Visto todo, bien viene que todos recuerden que los ciudadanos no somos meros consumidores, que un votante no es un cliente, que el propio partido de cada cual no es una mera empresa, que un programa de gobierno no es un catálogo de ofertas y que el preciado bien del voto no es una mercancía. Está bien aprender de la economía, pero teniendo muy presente que la dignidad de la ciudadanía exige que la política no se vea sometida a ningún reduccionismo economicista. La política nunca puede ser –no debe ser-- mero mercadeo, en ninguna de sus variantes.
  1. No fue un duelo de titanes. Martes 14 de junio.
Terminó el tan anunciado debate a cuatro, publicitado como acto estelar en esta campaña para las elecciones del 26 de junio, y cada uno de los candidatos se retiró con los suyos para comprobar en cada caso que habían recitado bien las lecciones aprendidas. No hubo momento alguno que fuera especialmente vibrante. No se alcanzó ese clímax de intercambio de argumentos sólidos que cabe esperar de un debate de verdad, incluso electoral. El guión, por tanto, es decir, los guiones que traían los respectivos líderes, elaborados por sus correspondientes equipos, se siguieron conforme a lo previsto. Sin apenas intercambio de razones, cada cual se dirigía a los suyos, de camino tratando de sacar ventaja a su competidor inmediato –Rajoy pugnando con Rivera y Sánchez con Iglesias-- para lograr arrancar algún voto de la gran bolsa de los indecisos o de los electores situados en riesgo de abstención. Hay que temer que poco se habrá alterado por ahí el panorama que los sondeos demoscópicos nos han dado a conocer.
Ante los temas delicados, todo fue pasar de puntillas. El candidato del PP eludió pronunciarse claramente sobre la negociación con Bruselas para ganar mayor plazo de cara a reducción del déficit. El candidato socialista no quiso insistir en un problema grave: la sostenibilidad del sistema de pensiones, para asegurar la cual propone un impuesto a grandes fortunas, pero sin que eso llegara a ser cuestión en la que abundara. El líder de Ciudadanos se lanzó inicialmente defendiendo la idea del contrato único, mas sin detallar más armas en la lucha contra el paro. No tuvo fuertes críticas a tal propuesta, enmarcada como viene en contexto neoliberal. Desde Podemos, su cabeza de lista no bajó a detalles respecto a cómo concretar eso del cambio de modelo productivo.
Salieron de refilón otras cuestiones, pero de nuevo las prisas, las pinceladas gruesas. Sánchez mencionó la reducción del IVA cultural, cuestión que retomó Iglesias para decir otro tanto en cuanto a productos de primera necesidad. Rajoy mostró el lado débil de su no credibilidad cuando hace esa propuesta tan demagógicamente populista de bajar los impuestos. No están las arcas públicas para ello –ni los bruselenses hombres de negro dispuestos a consentirlo--. Una brevísima alusión mereció el tema de la educación, respecto al cual Sánchez mencionó una vez más la bienintencionada pretensión de pacto educativo. Iglesias perdió una oportunidad de abordar a fondo la difícil situación en que se halla la universidad española.
Pero, aun con todo, fueron desgranándose propuestas, puntos programáticos de unos y otros, haciendo cada cual lo que podía para mostrarse fuerte. Rajoy alardeó de capacidad de gestión, faltándole decir que la veteranía es un grado. Cierto es que su etapa de gobierno está manchada con la corrupción hasta límites desconocidos hoy por hoy, cuestión que llevó a Pedro Sánchez a decirle con razón que debía haber dimitido por ello en su mandato. Pero no se incidió mucho más por ahí. Fue Rajoy el que se enzarzó de manera ridícula con Rivera acerca de si había cobrado o no en negro alguna vez. Impresentable el Rajoy que animaba a Bárcenas, tratando ahora de escabullirse por vía tan fullera.
Salió, claro está, el tema de Cataluña: el referéndum. Rajoy se situó de inmediato en su encastillada defensa de la unidad de España, tan encastillada que es posición inoperante por inmovilista. Se le sumó Rivera, lo que era de esperar. Y Sánchez se fue directo contra Iglesias para reprochar que Podemos apoyara un referéndum en Cataluña situándose así contra la unidad de España. No tenía receptividad alguna, como viene ocurriendo, para siquiera reconocer que Podemos no alienta secesión alguna de Cataluña respecto de España. Todo queda del lado socialista en invocar la reforma constitucional con vagas referencias al federalismo y rehuyendo hablar de plurinacionalidad del Estado.
Con breves comentarios se despacharon cuestiones tan graves como la crisis de los refugiados en Europa y nada serio sobre política de seguridad y defensa. Todo se redujo a sacar a relucir el pacto antiyihadista para acusar a Podemos de no haberlo firmado. Por cierto, fue repetitivo Pedro Sánchez hasta la saciedad con el mensaje –había que colocarlo como fuera-- de que Podemos impidió que él fuera investido presidente del gobierno del cambio al votar “no” a ello junto al PP. Inútil es pretender ganar votos con eso a estas alturas. Más provechoso hubiera sido clarificar la política de pactos, al menos las preferencias, pues a la disyuntiva planteada por Iglesias de que o habría gobierno del PP o gobierno de Podemos con PSOE, o del PSOE con Podemos, según quién ganara más que el otro, Sánchez se limitó a una carcajada que no supo nada bien. Toda su declaración quedaba reducida a afirmar que con el PSOE está garantizado gobierno de cambio, mas sin explicitar nada más sobre pactos. Es la indefinición en que el PSOE se queda encerrado.
La noche siguió avanzando, pero este alicorto debate que no consiguió más mérito que reunir a los respectivos candidatos del PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos, ni por asomo tuvo nada de duelo de titanes. Eso sí, acabado el debate…, cada tribu tocó el tam-tam para danzar alrededor de su jefe porque es "el mejor”. ¡Y usted que lo vote!
  1. Lógica ciudadana frente a lógica partidista. Lunes 13 de junio.
Cualquier campaña electoral galvaniza la vida de toda sociedad democrática. El tiempo político adquiere una especial densidad en tanto los partidos, con sus candidaturas, se sitúan en ese campo de batalla que es el de la lucha por el voto de ciudadanos y ciudadanas. Así es, como ahora mismo en España, incluso cuando se viene de un largo recorrido de elecciones anteriores que hay que repetir, de precampañas convertidas en campañas permanentes y de sobredosis de electoralismo que con su exceso contamina toda la dinámica política. Las distintas fuerzas, metidas en faena, se aprestan a intensificar la lógica partidista con la que buscan reforzar sus baluartes en todos los frentes para la dura competencia electoral. Ésta, poco menos que como aquella “guerra de posiciones” con la que Gramsci teorizaba la acción política que había que llevar a cabo para consolidar logros en las instituciones, reclama una actividad tan coordinada como disciplinada por parte de los partidos políticos. Pero la cuestión es espinosa, pues esa misma necesidad se puede convertir, no en virtud, sino en vicio.
¿Dónde está el quid de la cuestión para que la necesidad de coordinación y disciplina se convierta en vicio, en vez de ser virtud? Consideremos cómo funcionan los partidos. Sus respectivos equipos de campaña se afanan por seguir la estrategia diseñada, atentos a los cambios tácticos que haya que hacer. Hay que seguir puntualmente todas las actuaciones de los adversarios para neutralizarlas, hasta el día de las elecciones, cuando, al abrir las urnas, cada cual recogerá su merecido botín en términos de votos. Para todo ello, los candidatos necesitan un buen aparato que se haga cargo de las previsiones de la campaña, desde los mítines, la presencia en la calle, los debates con los rivales y la siempre delicada relación con los medios. Y ahora, el continuo trabajo de las redes sociales, esa nueva ágora social convertida en concurrido espacio político. La logística para tareas tan diversificadas y complejas requiere no sólo inteligencia dedicada a planificar, sino militancia dispuesta al quehacer de apoyo a candidatos y candidatas, teniendo todos al frente a quien en cada caso sea cabeza de lista y, en los grandes partidos, al candidato a la presidencia del gobierno. La militancia, cual ejército de afiliados convertido en tropa de infantería, asume las consignas de los estrategas y hace suyo el argumentario en que el programa se resume. Indispensable. La batalla electoral no permite descuidos; cualquier retroceso puede acarrear una derrota fatal. Todos a una, por tanto, como si cada partido fuera poco menos que una gran partida de partisanos –esos que acapararon la atención de Carl Schmitt a la vez que sentaba cátedra al definir la esencia de la política según la lógica amigo/enemigo--. Es así como la lógica partidista se impone con férrea determinación, mas con pie tan forzado que la hace muy vulnerable en medio de la sociedad actual, con la cultura política que se va abriendo camino.
El talón de Aquiles de la lógica partidista, impregnada de una concepción cuasi-militar de las organizaciones políticas –en el mismo lenguaje se refleja--, es que queda muy lejos de la lógica ciudadana con la que funciona una sociedad adulta, bien informada e institucionalmente organizada. Así, la lógica ciudadana es sensible a la pluralidad, cosa que a la lógica partidista se le suele atragantar; o la lógica ciudadana está abierta al debate y a la crítica, actividades que a la partidista, que tanto gusta cerrar filas, le resultan peligrosas para su pretendida cohesión, por lo que acaba primando actitudes dogmáticas. “Con razón o sin ella, yo con los míos”, suele decir quien está empapado de lógica partidista. “Yo, buscando la verdad con razones que podamos suscribir más allá de fronteras partidarias”, piensa quien ha asumido la lógica ciudadana. Mientras esas dos lógicas vayan por vías divergentes, la ciudadanía se verá distante de los partidos políticos. Y éstos, con sus consignas y argumentarios a cuenta de un interés de parte muy lejano de criterios universalistas, quedan atrapados en una lógica, con frecuencia ilógica, que los ciudadanos no comparten y que muchas veces queda tan lejos de la verdad de los hechos que hasta alimenta el ridículo. Téngase esto presente a la hora de participar en debates electorales, especialmente ante ese público de millones de ciudadanos que concita un debate televisivo.
  1. La derecha sabe, pero no contesta. Domingo 12 de junio.
Hay que erradicar la corrupción política. ¿Pero qué dice el Partido Popular al respecto? En verdad, nada. Vacuas generalidades sobre el traído y llevado regeneracionismo y, a lo sumo, la declaración de algún lumbrera diciendo que eso de la corrupción depende de la (pecaminosa) naturaleza humana. Así, ante preguntas sobre hechos que tocan cuestión tan importante para la sociedad española y la honorabilidad de sus instituciones, el PP guarda silencio. Es decir, se calla todo lo que sabe, empezando por todo lo que sabe acerca de sí mismo. ¿O es que Luis Bárcenas, que era senador del Reino, además de tesorero del PP, no era conocido por nadie y sus actos quedaban en el más profundo secreto? Y de todo eso que queda bajo los rótulos de “Operación Gürtel” u “Operación Púnica”, ¿no hay nada que decir en serio, asumiendo responsabilidades políticas, que de las otras ya se ocupan los tribunales? No vale, como algunos pretenden, recurrir a fórmula tan usual en demoscopia como “no sabe, no contesta”. Sí saben y, siendo así, no contestan. Es más, saben que todos los demás sabemos y, a pesar de ello, no contestan. Si dicen algo es para evitar respuestas fehacientes ante preguntas tales como las que versan sobre la fianza de más de un millón de euros que el PP tiene que abonar por su presunta implicación en los pagos en negro de su economía sumergida. De escándalo.
El caso es que en medio de esta campaña electoral se ha colado una noticia que obliga al PP, y en especial a su candidato a la presidencia del gobierno, a pronunciarse. Hablamos del informe de la OCDE reconociendo que los ajustes aplicados en Europa, como “política de austeridad”, son negativos: frenan la economía hasta tal punto que impiden el necesario crecimiento para salir de la crisis. Justo lo que se viene diciendo desde hace años desde ese lado, considerado antisistema, en el que nos hemos situado los que hemos sido y somos contrarios a los abusos de la troika, al “gobierno de los banqueros” –Habermas dixit--, a la tiranía de los mercados, a la impotencia de la política y, por encima de todo, al castigo hecho caer sobre las espaldas de trabajadores –incluyendo parados--, pensionistas, mujeres, jóvenes…, todos los que han sufrido los recortes de unas políticas democidas. Sin embargo, aun llegando ese mensaje desde la OCDE, el PP no dice nada, es más, se ratifica en las políticas aplicadas, tan destructivas del Estado de bienestar como perjudiciales para la economía, como si todo lo ocurrido no tuviera nada que ver con el gobierno presidido por Rajoy. De nuevo, saben, y saben que sabemos sobre la culpa de tanto sufrimiento inútil, pero no contestan.
Con todo, no debe escapar al más somero análisis que la OCDE, organización del orden capitalista, al recoger en su informe la evidencia de que la llamada austeridad es contraria a la recuperación económica, no deja de alimentar la propia contradicción consistente en declarar a la vez que los recortes practicados fueron necesarios y, por ende, beneficiosos. Ya el FMI nos agasajó en diversos momentos con mensajes contradictorios de ese tipo, para así salvar la cara de los gobiernos neoliberales. Ahora, además, se hace planteando a la vez que no se apriete a un gobierno como el español con sanciones por incumplimiento de normativa antidéficit. Un regalo compensatorio para el PP en campaña. Una vez desenvuelto, lo que queda es que los demás partidos en liza, y la ciudadanía, desarmen el truco del regalo, desvelen la contradicción de la misma OCDE y exijan al PP que conteste.
  1. Socialdemocracia en discusión. Sábado 11 de junio.
Al levantarse por las mañanas, más de un candidato se planta, con la mejor cara que pueda, y pregunta: “Espejito, espejito, ¿hay alguien más socialdemócrata que yo?”. Y el espejo cobra vida de repente para partirse de risa.
La ficción no aguanta en serio una disputa como la que se está planteando en torno a la socialdemocracia. Esa señora lleva en crisis desde 1914, cuando el SPD votó, contra todo lo que había sostenido, los presupuestos para que Alemania entrara en la I Guerra Mundial. Rosa Luxemburg escribió La crisis de la socialdemocracia señalando contradicciones que hasta el día de hoy no se han superado. No obstante, pasada la guerra, no ya la Gran Guerra, sino II Guerra Mundial, la socialdemocracia conoció su esplendor. Fueron años en los que en el centro y norte de Europa hubo clima propicio para, mediante un gran pacto social y un pacto político entre la derecha civilizada (democristiana) y partidos socialdemócratas, construir el Estado de bienestar impulsando políticas acordes con derechos sociales. Las posibilidades de pleno empleo –gracias a una economía mixta y a políticas seriamente redistributivas, así como gracias a una energía barata-- permitieron que cuajara lo que era un pacto entre democracia y capitalismo para frenar presiones revolucionarias que pudieran venir de la órbita comunista.
Ese pasado dejó valiosísima herencia en términos de Estado social. Las cosas empezaron a cambiar con la crisis del petróleo de los setenta, encareciendo costes de producción, y después con la “caída del muro de Berlín” acabando con los regímenes comunistas y dejando el campo abierto para la expansión mundial del mercado capitalista. La revolución informacional suministró la base tecnológica para la globalización. Las coordenadas de la socialdemocracia “clásica” se disiparon, pues su marco era el Estado nacional. Y el neoliberalismo ganó la partida hasta el día de hoy. La socialdemocracia claudicó al aceptar las premisas económicas neoliberales –Tercera Vía--, con la buena intención de mantener políticas sociales. Pero esa cuenta no sale, y ahí está atascada la socialdemocracia europea en una crisis que no remonta.
El PSOE llegó tarde, por las circunstancias de España, a la construcción del Estado de bienestar. Hizo lo que pudo, que no fue poco, mas desde confusa amalgama de planteamientos socialdemócratas y políticas económicas neoliberales. Su debilidad ideológica jugó a favor de una élite escorada hacia posiciones socioliberales. Después, al hilo de la crisis, los ropajes socialdemócratas se sacaron del baúl. Iba de suyo que correspondían a la talla del PSOE. Y en ésas se estaba hasta que aparece Podemos, atemperando su anterior discurso rupturista con propuestas de corte socialdemócrata. Después de todo, sería una buena noticia para la familia, sólo que no es recibida así en plena batalla electoral. Desde el PSOE se percibe como llegada de intrusos para quedarse con la herencia del Abuelo; desde Podemos se pugna para presentar su programa como nueva versión de una socialdemocracia puesta al día. ¡Pues tengan cuidado por ambas partes! Nadie puede ostentar el monopolio de la socialdemocracia como planteamiento ideológico, pero todos deben saber que es una herencia, más allá de las disputas, que necesita radical renovación. Hay que pensar, más allá de coyunturas electorales, cómo reconstruir proyecto socialista en este complejo siglo XXI.
  1. El ‘zas’ del CIS. Viernes 10 de junio.
En el día esperado, en la fecha oportuna, llegó el emisario del CIS y… ¡zas!, con golpe algo violento sobre la mesa, acaparando la atención de quienes impacientes le esperaban, dejó sobre ella los datos de su último estudio. Todos se arrojaron sobre ellos, ansiosos por ver los que afectaban a cada cual, pues si bien cada partido político contaba con información acerca de sus expectativas de voto, ahora se trataba del informe del Centro de Investigaciones Sociológicas, ese organismo “autónomo” que en España depende del Ministerio de la Presidencia. No había quien se privara de criticar los aliños de cocina demoscópica con que los datos de esos informes son tratados, pero en el fondo todos conceden consideración a un análisis con rigor científico sobre muestras suficientemente cuantiosas y variadas. El sesgo gubernamental que haya cada cual se lo descuenta según su criterio. Y ya estaban en ello cuando el susodicho emisario, antes de despedirse, obligó a los congregados a posar su vista en algunos datos que, sin excusas, debían tener en cuenta: la situación económica aparecía valorada como mala o muy mala por un 74,4% de los encuestados y llegaba hasta el 80,7 el porcentaje de quienes valoraban mal o muy mal la situación política.
Se trataba de apabullantes datos para reflexionar, debatir y actuar. Así, cuando cada uno de los allí concitados esperaba que el “zas” del informe del CIS rebotara sobre la cara de alguno de sus adversarios, lo cierto es que el metafórico golpe cuya onda se expandía imparable hizo mella en todos los congregados. Era una advertencia. Sería políticamente mortal para todos ellos pasar por alto el contexto, socialmente duro y económicamente hostil, en cuyo marco los partidos concurrentes a las elecciones debían hilvanar cada uno su texto. Y ello sin edulcorar el fracaso del que se venía y sin juguetear frívolamente con una voluntad ciudadana que ya se manifestó cuando votó en las anteriores elecciones y a la que ahora había que pedirle con sumo respeto que lo hiciera de nuevo. Y no porque los electores se hubieran equivocado, sino porque los elegidos malgastaron en errancia culpable el voto que los llevó al escaño.
Marchó el emisario del CIS no sin detectar, cual mensajero del zar, malévolas miradas de algunos que hasta quisieran matarle –-metafóricamente, por supuesto--, sobre todo las de quienes no podían arrimar los datos de la encuesta a la sardina de sus intereses electorales. En el sondeo, el PP queda como ganador de las elecciones –escandaloso borrón y cuenta nueva sobre su corrupción sistémica--, aunque oscilando entre perder uno o hasta cinco escaños. Ciudadanos, pagando un evidente escoramiento a la derecha que hace que votantes suyos se deslicen más a la derecha, aparece con uno o dos diputados menos. El PSOE, perdido en un mar de indefiniciones sin encontrar el rumbo a pesar de las buenas medidas puntuales registradas en su cuaderno de bitácora, aparece dejando atrás en el Congreso en torno a diez o hasta doce escaños. ¡Ruina! Veremos en qué queda el pronosticado sorpasso por parte de Unidos Podemos, en cuyas filas brindan con proclamas de hegemonía y etiquetas recién impresas de “cuarta socialdemocracia” –la nueva-- ante datos que sí favorecen claramente a la formación morada. Atención: la lucha va a ser agónica, con las miras puestas en quienes desde el graderío contemplan la batalla. Hay en torno a un 34 por ciento de abstencionistas que tienen en sus manos el posible voto más preciado. Y quedan campaña electoral y urnas.
  1. Campaña para una política de verdad. Jueves 9 de junio.
Meses de campaña electoral permanente nos preceden. No obstante, no faltan los rituales, aunque sean en modo un tanto residual, que marcan la inflexión para entrar de nuevo oficialmente en campaña. El calendario emplaza. Y así se activará al máximo la rueda del acelerado girar de actos, discursos, presencia en medios, dejarse ver en las calles por parte de candidatos y candidatas… Sólo cabe esperar que ese girar no se quede en mera repetición de lo mismo, a modo de remedo de la más baja estofa del eterno retorno a pequeña escala. Mal nos irá a la ciudadanía española si en las semanas que median hasta el próximo 26 de junio todo se reduce a confirmar el dicho de que segundas partes nunca fueron buenas.
Estamos ante una nueva convocatoria electoral, tras una más que efímera legislatura, liquidada por agotamiento de los plazos sin que se pudiera formar gobierno. Todos hablaron de fracaso, y toca ahora convertir lo que significa ese diagnóstico en una nueva posibilidad. Por ello, si los protagonistas más destacados de este proceso reiniciado no marcan distancias respecto a lo que supuso el que condujo a las anteriores elecciones generales, será difícil culminarlo con éxito. Elementos nuevos los hay, y algunos de singular relevancia. La coalición de Podemos e IU bajo la denominación de Unidos Podemos marca novedosamente la situación. En gran parte va a condicionar el debate político. Ya lo está haciendo. Será un error, sin embargo, dejar que la campaña electoral se plantee en los términos de con Podemos o contra Podemos. Tal polarización, extraña a la pluralidad generada desde las circunstancias políticas de España en los últimos tiempos, no beneficiaría ni a la misma formación morada. El pluralismo como valor democrático requiere un tratamiento más fino, como espera la inteligencia del electorado.
Estemos, pues, atentos, como los más interesados espectadores, una vez alzado el telón de un drama electoral en el que ciudadanas y ciudadanos no vamos a dejar de ser participantes. No debemos. Y no sólo por el hecho de ir a votar cuando se abran las urnas. Participar es seguir los debates electorales, reclamarlos, interpelar a los candidatos, exigir claridad a los partidos y, en el caso en que se milite en ellos, entrar de lleno en un juego democrático siendo capaces de mantener la exigencia y autoexigencia de que sea limpio. Y que cada cual responda, desde cómo va a quitarse de encima el PP la corrupción en que ha nadado, hasta cómo va a despejar el PSOE las indefiniciones que le aquejan, por ejemplo, en cuanto a política de alianzas. O desde cómo afrontará Podemos la gestión de sus propuestas programáticas, hasta cómo irá Ciudadanos más allá de medidas de regeneración democrática.
Las crisis serán las que no faltarán, aportando sus recurrentes elementos corales: la lucha contra el paro, la recuperación económica, la restitución de los derechos robados, la reconstrucción del dañado proyecto europeo, la reconfiguración constitucional del Estado… Son las cuestiones cruciales que, como decía el Ortega y Gasset en las páginas iniciales de aquella iniciativa suya que puso bajo El Espectador como rótulo, son las propias de una “vida española que nos obliga a la acción política”. Sabemos aquí y ahora que debe ser política de verdad, verdadera política con la verdad por delante. Queremos elecciones sin publicidad engañosa."
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]


2016.06.07 18:01 micropene2 [Serio] Cómo ayudar a mi novia gorda

Buenas. Lurkeo hace mucho por acá, pero es la primera vez que posteo. Tengo claro que esto no es un grupo de ayuda solidaria o algo así, pero a esta altura estoy desesperado por opiniones al respecto.
Paso a darles un poco de contexto; mi novia y yo tenemos 21 años, estamos en una relación hace casi un año pero de alguna manera estamos convencidos que somos el amor de la vida del otro, pasamos por muchas cosas en este tiempo y confiamos plenamente en el otro. Tenemos planes a futuro y todas esas cursilerías.
Esto se va al carajo con su enfermedad. Mide 1.67, su peso oscila entre los 88 y los 90 kg, asi que como imaginarán, es una piba re obesa y todos se lo hacen notar seguido. Para todos ella es la típica fanática de la ensalada que come re poco y no adelgaza. Desde hace mucho que ella tuvo cierto complejo con su cuerpo, sobre todo con su panza, siempre se la ve como inflada, fea, etc. Pero no fue hasta hace unos dos años, durante su primer noviazgo, que empezó con el tema de los postres.
Básicamente, caía en atracones compulsivos de comida, al rato se sentía culpable. Los padres se terminaron enterando. Son unas personas muy estrictas y anticuadas, así que mas que apoyarlas y buscar una solucion a la enfermedad, se enojaban con ella y le recriminaban boludeces como que "vos caés en estas cosas porque tenés mucho tiempo para pensar".
Sí. El novio la terminó dejando, y despues de un tiempo cortó con los postres debido a que los padres la tenían demasiado controlada. En esa epoca fue a un gimnasio, pero terminó dejando de ir por falta de tiempo y los padres le dieron la razón. No parece haberle ayudado mucho.
Fast Forward al 2015, entro yo en escena, empieza una relación muy feliz. Cada tanto me tira una que otra hint de sus complejos con su cuerpo, pero nada muy sospechoso. Pasa el tiempo y me habla de una epoca en la que estuvo demasiado gorda, unos 120 kilos supongan, una locura, un elefante andante. Pero bueno, máaas adelante que eso no solo me confiesa que tuvo una época de obesidad mórbida, sino que encima hace cosa de un mes, volvió a caer en lo mismo. Me pide, lógicamente, que no se lo cuente a nadie porque soy la unica persona que lo sabe y lo sabrá, que soy en quien mas confia en el mundo y blablabla. Yo al prinicipio descarto contárselo a los padres porque se lo extremistas que pueden llegar a ser y se que eso no la va a ayudar en nada. No quería convertir su vida en un infierno. Así que a partir de ahi me cargo toda la mochila de su enfermedad a intentar ayudarla.
Y bueno, claramente mucho no pude hacer. Muchos discursos motivacionales sobre la vida, sobre las cosas que importan y las que no, la importancia de lo superficial, dejar de glorificar la comida, y tambien entre los dos armábamos planes para ir cortando de a poco esas costumbres. Le enseñé ejercicios para que se controle delante de la comida, que coma despacio y solo cuando tenga hambre, le rompo las bolas todo el tiempo para que respete las comidas importantes del día en vez de bajarse un tarro de dulce de leche a la mañana y saltearse almuerzo y cena. Le vivo explicando todos los riesgos que tiene la obesidad a largo plazo, cómo va a destruir todo nuestro futuro si sigue así.
Y saben qué es lo peor? Que ella lo sabe bien todo esto. Ella entiende perfectamente que es una enfermedad, que está mal, que va a terminar todo como el orto para ella y su organismo, que necesita salir de eso y cuando se quiebra a llorar me termina pidiendo que por favor la ayude, que no la deje sola, en una forma desgarradora. Pero yo solo no puedo hacer mucho más que bancarla en todos sus ataques de depresion que tiene y forzarla a entrar en razón. Puedo hacerla sentir mejor un día, pero al día siguiente vuelve todo a como antes. Lo unico que vengo logrando es que no coma todos los días, pero aun así come relativamente seguido. Y hay muchas ocasiones en las que directamente no puedo estar, como en su universidad, en donde su grupo de mejores amigos le viven haciendo chistes de obesidad creyendo que es inofensivo, y termino bancándole yo la depresión que le generan con esas boludeces.
Le vengo insisitiendo mucho con que vaya a un gimnasio, que yo la acompaño si quiere, pero no. Ella está completamente negada. Hasta ayer no entendía por qué, pero me terminó diciendo que ella no quiere curarse. Sí, leyeron bien. No quiere curarse. Saben por qué? Dice que si se cura, va a terminar adelgazando. Sí.
Bueno, esto se hizo demasiado largo, y claramente lo resumí demasiado, pero supongo que con esto alcanza para darles una idea general. Espero que lo lean y que al menos no se les haga tan embolante. Me gustaría leer sus opiniones, si a alguien se le ocurre algo que a mi no se me haya ocurrido, por mas tonto que sea, díganlo. Si alguien conoce un caso similar, soy todo oidos (u ojos?). Gracias.
submitted by micropene2 to Argentinacirclejerk [link] [comments]


2016.06.06 16:01 FatSkelleton [Serio] Cómo ayudar a mi novia bulímica

EDIT: Muchísimas gracias a todos por todos sus comentarios, me hicieron sentir muy acompañado y entendido, supongo que necesitaba esto, era algo que tenía muy guardado adentro mío. Se que no hay solución mágica ni inmediata, pero créanme que me ayudaron muchísimo con todo lo que me dijeron.
Buenas. Lurkeo hace mucho por acá, pero es la primera vez que posteo. Tengo claro que esto no es un grupo de ayuda solidaria o algo así, pero a esta altura estoy desesperado por opiniones al respecto.
Paso a darles un poco de contexto; mi novia y yo tenemos 21 años, estamos en una relación hace casi un año pero de alguna manera estamos convencidos que somos el amor de la vida del otro, pasamos por muchas cosas en este tiempo y confiamos plenamente en el otro. Tenemos planes a futuro y todas esas cursilerías.
Esto se va al carajo con su enfermedad. Mide 1.67, su peso oscila entre los 48 y los 50 kg, asi que como imaginarán, es una piba re flaquita y todos se lo hacen notar seguido. Para todos ella es la típica fanática de la comida que come de todo y no engorda. Desde hace mucho que ella tuvo cierto complejo con su cuerpo, sobre todo con su panza, siempre se la ve como inflada, fea, etc. Pero no fue hasta hace unos dos años, durante su primer noviazgo, que empezó con el tema de los vómitos. Básicamente, caía en atracones compulsivos de comida, al rato se sentía culpable e iba al baño a hacerse vomitar. Los padres se terminaron enterando. Son unas personas muy estrictas y anticuadas, así que mas que apoyarlas y buscar una solucion a la enfermedad, se enojaban con ella y le recriminaban boludeces como que "vos caés en estas cosas porque tenés mucho tiempo para pensar". Sí. El novio la terminó dejando, y despues de un tiempo cortó con los vómitos debido a que los padres la tenían demasiado controlada. En esa epoca fue a un psicólogo, pero terminó dejando de ir por falta de tiempo y los padres le dieron la razón. No parece haberle ayudado mucho.
Fast Forward al 2015, entro yo en escena, empieza una relación muy feliz. Cada tanto me tira una que otra hint de sus complejos con su cuerpo, pero nada muy sospechoso. Pasa el tiempo y me habla de una epoca en la que estuvo demasiado flaca, unos 40 kilos supongan, una locura, un esqueleto andante. Pero bueno, máaas adelante que eso no solo me confiesa que tuvo una época bulímica, sino que encima hace cosa de un mes, volvió a caer en lo mismo. Me pide, lógicamente, que no se lo cuente a nadie porque soy la unica persona que lo sabe y lo sabrá, que soy en quien mas confia en el mundo y blablabla. Yo al prinicipio descarto contárselo a los padres porque se lo extremistas que pueden llegar a ser y se que eso no la va a ayudar en nada. No quería convertir su vida en un infierno. Así que a partir de ahi me cargo toda la mochila de su enfermedad a intentar ayudarla.
Y bueno, claramente mucho no pude hacer. Muchos discursos motivacionales sobre la vida, sobre las cosas que importan y las que no, la trivialidad de lo superficial, dejar de glorificar la comida, y tambien entre los dos armábamos planes para ir cortando de a poco esas costumbres. Le enseñé ejercicios para que se controle delante de la comida, que coma despacio y solo cuando tenga hambre, le rompo las bolas todo el tiempo para que respete las comidas importantes del día en vez de bajarse un tarro de dulce de leche a la mañana y saltearse almuerzo y cena. Le vivo explicando todos los riesgos que tiene la bulimia a largo plazo, cómo va a destruir todo nuestro futuro si sigue así. Y saben qué es lo peor? Que ella lo sabe bien todo esto. Ella entiende perfectamente que es una enfermedad, que está mal, que va a terminar todo como el orto para ella y su organismo, que necesita salir de eso y cuando se quiebra a llorar me termina pidiendo que por favor la ayude, que no la deje sola, en una forma desgarradora. Pero yo solo no puedo hacer mucho más que bancarla en todos sus ataques de depresion que tiene y forzarla a entrar en razón. Puedo hacerla sentir mejor un día, pero al día siguiente vuelve todo a como antes. Lo unico que vengo logrando es que no vomite todos los días, pero aun así vomita relativamente seguido. Y hay muchas ocasiones en las que directamente no puedo estar, como en su universidad, en donde su grupo de mejores amigos le viven haciendo chistes de obesidad creyendo que es inofensivo, y termino bancándole yo la depresión que le generan con esas boludeces.
Le vengo insisitiendo mucho con que vaya a un psicologo, que yo la acompaño si quiere, pero no. Ella está completamente negada. Hasta ayer no entendía por qué, pero me terminó diciendo que ella no quiere curarse. Sí, leyeron bien. No quiere curarse. Saben por qué? Dice que si se cura, va a terminar engordando. Sí.
Bueno, esto se hizo demasiado largo, y claramente lo resumí demasiado, pero supongo que con esto alcanza para darles una idea general. Espero que lo lean y que al menos no se les haga tan embolante. Me gustaría leer sus opiniones, si a alguien se le ocurre algo que a mi no se me haya ocurrido, por mas tonto que sea, díganlo. Si alguien conoce un caso similar, soy todo oidos (u ojos?). Gracias.
submitted by FatSkelleton to argentina [link] [comments]


2016.03.30 10:19 EDUARDOMOLINA PABLO IGLESIAS.- Mi cabeza política se hizo en Italia.- ctxt

http://ctxt.es/es/20160323/Politica/5015/Entrevista-Pablo-Iglesias-gobierno-España-Entrevistas-Elecciones-20D-¿Gatopardo-o-cambio-real.htm
Como Podemos, Pablo Iglesias tiene al menos dos almas. En la distancia corta es un tipo tímido, pausado, bien articulado, culto sin llegar a la pedantería --aunque a ratos se pone un poco cursi, no llega a caer en la novela rosa. Se diría que este Iglesias profesoral es una persona distinta a la fiera corrupia que se zampaba a los más agresivos contertulios televisivos de Intereconomía o La Sexta, muy diferente del tribuno que un día lanza cal viva contra las bancadas socialistas para luego susurrarle a Pedro Sánchez “solo faltamos tú y yo”.
Esta multiplicidad de personalidades resume también la montaña rusa existencial en la que vive Podemos, un partido-niño formado por mil mareas, orígenes, corrientes: comunistas gramscianos de la vieja IU, activistas de la PAH, populistas criados en Laclau y curtidos en asesorías peronistas y bolivarianas, humildes indignados del 15M, cristianos de base de las periferias urbanas, profesores, doctores y analistas del CEPS, En Comú, Andalucía, Guanyem…
Viviendo y muriendo de éxito a la vez, víctima y beneficiario de sus contradicciones y su indefinición asamblearia, Podemos se ha convertido en solo dos años en la gran esperanza de la izquierda europea, una vez certificada la claudicación de Syriza ante la Troika. Tras revolucionar el mapa municipal y tomar el poder en las grandes ciudades, y después de sacar cinco millones de votos el 20D, Podemos y sus confluencias viven un periodo convulso: enfrentamientos, filtraciones, dimisiones, ceses... Nadie sabe cómo acabará este enorme lío. Pero la impresión es que Iglesias ha tomado las riendas en Madrid y ha dejado desarmado a su amigo y número dos, Íñigo Errejón, al que conoció en la Facultad de Políticas de Somosaguas (Madrid) cuando él tenía 23 años y Errejón 18, y al que durante la entrevista se referirá, entre bromas y veras, con estas palabras: “Nunca ha dejado de ser el benjamín”.
Iglesias parece transformado, más conservador, mucho más cauto y conciliador. Cuando se le pregunta por el pacto con el PSOE, no pone reparos, líneas rojas, ni exigencias. Oyéndole, se diría que su estrategia pasa hoy por dos opciones que en realidad son solo una: o gobernar con el PSOE casi sin condiciones, o repetición de elecciones sin dejarse culpar del adelanto.
El líder de Podemos (Madrid, 1978) llega puntual a la sede de CTXT para una conversación de una hora con miembros del consejo editorial y la redacción --Miguel Mora, Soledad Gallego-Díaz, Ignacio Sánchez-Cuenca, Mónica Andrade y Willy Veleta-. Va acompañado por un séquito de cuatro jóvenes asistentes que no se despegan del móvil. Tiene ojeras y mala cara: un reciente cólico nefrítico, provocado, explica, por una pequeña piedra en el riñón que todavía no ha expulsado.
Es martes 22 de marzo, y hace solo un rato que se han producido los atentados de Bruselas. A mitad de la hora pactada, Iglesias y los suyos tienen que salir corriendo para acudir al homenaje a las víctimas organizado por el ayuntamiento madrileño. Poco después, completamos la entrevista por el móvil: más de 100 minutos, que publicamos de forma íntegra, dividida en cuatro bloques: Pablo, según Iglesias; La crisis de Podemos; España, pacto o elecciones, y ¿Otra Europa es posible?
BLOQUE 1. PABLO, SEGÚN IGLESIAS.
"Políticamente soy un italiano. Mi cabeza política se hizo en Italia"
¿Querría explicar en cinco o seis frases quién es Pablo Iglesias?
Soy tímido, aunque no lo parezca. Amante de una cierta soledad para leer, para ver películas, para ver series. Al mismo tiempo con una enorme pasión para las cosas. Necesito la pasión para hacer cualquier cosa. Con mucha pasión por aprender, y con mucho que mejorar. Fundamentalmente, un tipo sencillo. Una de las cosas que más me gustan es cuando la gente que acaba de conocerme me dice: ‘Hostia, eres un tipo bastante normal’.
Más normal de lo que parecía en la tele…
Claro, ese contraste sorprende a mucha gente. Una cosa que me han dicho y que me encanta es: ‘Ganas mucho en la distancia corta’.
¿Qué recuerdos tiene de la infancia? ¿Se siente soriano?
Sí, sí. Decía Rilke que la patria de uno es su infancia, y mi patria tiene una localización geográfica muy clara, que es Soria. Yo pasé en Soria desde los 2 años hasta los 13.
¿Eso curte, no?
Sí, claro, se pasa frío. Pero para ser niño Soria es una ciudad maravillosa. Yo iba por ahí con mi bicicleta tranquilamente. Toda la memoria sentimental de mi infancia está asociada a lugares de Soria. Si la patria de uno es la infancia, Soria es mi patria.
Después de Soria vino a Madrid, y estudió de todo… ¿Le enseñaron todo lo fundamental para ser político en la universidad y los másteres, o es un trabajo más duro de lo que pensaba?
Yo creo que es un trabajo como otro cualquiera, que no debería ser una profesión, sino una actividad a la que uno dedica un cierto tiempo. Es una actividad además que tiene que practicar gente con perfiles muy distintos. A mí me encanta estudiar. Las dos cosas que más me han gustado en la vida es recibir clase y dar clase. Supongo que eso me ha hecho aprender cosas que luego me han sido útiles en la política, pero la experiencia práctica no la sustituye nada. En estos dos años he aprendido una barbaridad y sigo aprendiendo mucho.
¿Más que leyendo?
Hace poco volví a releer El Príncipe, que lo había leído antes dos veces por lo menos. Es curiosísimo que al leerlo al mismo tiempo que estás practicando la política, cambia completamente… Recuerdo que tenía los subrayados originales míos, y en los nuevos prestaba atención a otros elementos. Supongo que eso tiene que ver con practicar la política de manera tan intensa y directa...
¿Maquiavelo tenía más razón de la que pensaba?
No es tanto más razón, sino que en realidad lo que está escribiendo Don Nicolás es un manual con un enorme sentido práctico. Maquiavelo no es un erudito metódico. Como diría Gramsci, es un hombre de acción. Está siempre pensando en la acción, y logra aislar la política como disciplina de otro tipo de consideraciones. Es impresionante el enorme sentido común de las reflexiones del libro, incluso cuando es un tipo del siglo XVI que está pensando en las repúblicas y en los Estados italianos, que es lo que tiene a mano, tomando las experiencias de la Roma y la Grecia clásicas... Han pasado muchas cosas en estos 500 años, y aun así tiene reflexiones magníficas.
¿Le da tiempo a leer la prensa cada día? ¿Lee papel o solo Internet?
Leo los dosieres que me prepara el equipo.
¿Los clippings, en papel grapado?
Depende, si lo puedo imprimir lo imprimo y lo grapo. Si no, lo leo en el ordenador, o los días que tengo que salir muy temprano lo leo en el teléfono. En esos dosieres viene un resumen con una sección de artículos de opinión que me prepara el equipo. La verdad es que leo más prensa que nunca, esa selección me hace leer artículos muy valiosos.
¿Le ponen artículos de CTXT?
Sí, de vez en cuando. Algún editorial malvado vuestro he leído, en el que nos dabais caña. Luego están algunos imprescindibles. Uno de los articulistas que nunca falla, lo digo siempre, es Enric Juliana. Para mí, el análisis diario de Juliana es como ir a misa para la gente de comunión diaria.
Albert Camus decía que un país vale lo que vale su prensa. ¿Cómo ve la situación de los medios en España?
Era bastante cruel Albert Camus al decir eso con muchos países. Un político profesional solo puede hablar bien de la prensa. Punto y final.
Pregunta un lector: ¿Cree que su política, de tan buen e infinito trato con los medios, está siendo efectiva?
Es inevitable. Yo creo que la política, entre otras cosas, es una definición de la realidad. Nunca ha estado la política tan mediatizada por los medios como ahora, y mira que llevan décadas con eso. Seguramente los medios son el terreno fundamental de la política, y eso tiene que implicar mucho tiempo y muchas técnicas para que la comunicación funcione. Eso es así desde hace mucho tiempo, pero yo diría que cada vez más.
Y hace falta tragar mucha quina, imagino.
Eso es inevitable. Recuerdo un político conservador, con el que hablaba en el Parlamento Europeo, que me decía: “Mira, esto que hacemos nosotros consiste en levantarse por la mañanas y que te sirvan un plato con un sapito, y a ese sapito le tienes que echar sal, le tienes que echar pimienta… lo que quieras, pero te lo tienes que comer todas las mañanas…”. Y eso es así.
Manolo Monereo ha escrito en Cuarto Poder que hay una cacería organizada por PRISA y los poderes financieros para acabar con Podemos. ¿Cree que es cierto? ¿Se siente acosado?
Monereo es un sabio, es uno de los intelectuales de la izquierda más lúcidos, y con muchísima experiencia. Creo que en los últimos artículos y también en este señala algunas de las claves de lo que está ocurriendo.
Hay un personaje en The Wire que dice “This is the Game!”, y efectivamente este es el juego en el que estamos; y es lógico que a nosotros nos den caña, es parte de las reglas del juego.
Por cierto, usted y Juan Carlos Monedero llevan años ejerciendo de periodistas / analistas y presentadores. ¿Aprendieron de Beppe Grillo? ¿No le parece una forma de intrusismo que un líder político haga periodismo?
En realidad a mí, desde que empezamos a hacer La Tuerka, me entusiasmaba dirigir y presentar una tertulia que siempre ha querido tener un estilo diferente al de las tertulias convencionales o al de otras tertulias, ni mejor ni peor, simplemente diferente. Creo que tanto La Tuerka como Fort Apache se han ganado un enorme prestigio por eso, hasta el punto de que nos han dado premios en facultades de Periodismo... Eso es un honor y al mismo tiempo un placer; si alguien se ha sentido ofendido por el intrusismo, nosotros lo hacemos desde mucho antes de que existiese Podemos, nos entusiasmaba hacerlo, y nos sigue entusiasmando...
En el artículo que publicó en New Left Review en julio del año pasado hablaba de “el pueblo de la televisión”. ¿Cómo puede un tipo que ha estudiado en Cambridge y Suiza ser tertuliano en Intereconomía?¿Es su personaje político un producto de la TDT y las tertulias?
En realidad en Intereconomía había días en los que no se discutía mal, más o menos te dejaban expresarte. Pero para nosotros era una cuestión fundamental: habíamos llegado a la conclusión de que los medios de comunicación, y en particular los formatos de las tertulias políticas, eran el instrumento fundamental para generar imaginario. Nos habíamos dado cuenta de que el estilo que nosotros manejábamos en la universidad, cuando dábamos charlas o hacíamos seminarios, se alejaba mucho de las técnicas a través de las cuales se informaba o formaba la opinión. Intentamos ser rigurosos y amenos, sabiendo que las técnicas de la comunicación se basan en el mundo audiovisual y que teníamos que intentar manejar esas técnicas, siendo al mismo tiempo rigurosos. Intereconomía, La Sexta Noche y Las Mañanas de Cuatro fueron como un entrenamiento. Recuerdo muchos de esos debates con muchísimo cariño. Y debatiendo en Intereconomía conocí a gente muy valiosa. A Javier Nart, que ahora es eurodiputado de Ciudadanos y es un hombre maravilloso, al que quiero mucho, lo conocí en El Gato al agua; al señor Alejo Vidal-Quadras, con el que me separan muchísimas cosas a nivel ideológico pero que me parece un hombre inteligente, también. Y también allí fue la primera vez que escuché debatir a Francesc Homs, de Democràcia i Llibertat. Allí aprendí muchas cosas...
En aquel artículo, analizaba “la incipiente crisis del régimen postfranquista, enfangado en la corrupción y la recesión económica, y las oportunidades que ello ofrece a una formación política popular que movilice el descontento social de los indignados…”. ¿Cree que han aprovechado esa situación y están haciendo todo lo posible para mitigar ese descontento? ¿No cree que el “régimen” está todavía muy vivo?
Efectivamente, nos enfrentamos a adversarios poderosísimos que están acostumbrados a ganar siempre, incluso cuando parece que no han ganado a veces ganan también, pero el juego es así. De momento, lo que hemos conseguido creo que nadie se lo podía imaginar, creo que las élites nunca vieron un actor con las capacidades que ha demostrado Podemos. Eso no quiere decir que a partir de ahora no vaya a ser difícil, es más, va a ser mucho más difícil, cada vez va a ser más difícil y yo creo que eso se nota. Nosotros fuimos capaces de patear el tablero, de reponernos y salir muy reforzados de ataques muy agresivos. Me acuerdo perfectamente de lo que me preguntaban en las entrevistas en octubre o noviembre, y creo que tuvimos un resultado electoral espectacular. Pero eso no cambia que la situación económica del país es difícil, que el poder de las élites es enorme, que nosotros podemos sufrir el desgaste de nuestras contradicciones y que la política no termina de... Es extremadamente complicado. Bueno, pues tendremos que adaptarnos y seguir combatiendo, haciendo eso que pedía Gramsci: “Necesitamos toda la fuerza, toda la inteligencia y toda la ilusión en un combate que es difícil y donde el adversario siempre es muchísimo más poderoso”.
Eso recuerda un poco al Atleti del Cholo Simeone, una especie de tercera vía insumisa y solidaria contra la bipolaridad... deportiva y política.
Siempre me ha entusiasmado el Cholo Simeone y su Atlético de Madrid por eso. Es un equipo con menos recursos deportivos que los grandes y sin embargo con una enorme pasión y un estilo muy descarado y muy disciplinado al mismo tiempo. Y probablemente por eso el Cholo ha conseguido colocar a su equipo al nivel del Real Madrid o del Barça, y eso a mí me gusta. Me gusta su carácter.
Uno de sus lemas es "No consuman". Hay un video de 2013 en el que usted dice que le indigna que IU aceptara una consejería de Turismo en Andalucía y no exigiera un telediario. Eso son las cuotas de la RAI... Y añadía que en Turismo solo se podía crear empleo…
En aquella época podía decir lo que me diera la gana, no había consecuencias en lo que decía. Ahora tendría que ser mucho más prudente. Pero básicamente la idea que pretendía transmitir es que si haces política y vas a gobernar, quizá tenga sentido, sobre todo si lo vas a hacer desde una posición de debilidad, intentar intervenir en aquellas áreas que son más importantes y donde realmente se pueden lograr cambios en la vida de la gente o en la construcción del relato, que es una cosa fundamental en política. Y eso lo sigo pensando.
¿En un hipotético acuerdo de gobierno con el PSOE, incluirían una reivindicación de ese tipo? ¿Controlar los informativos?
Pero no necesariamente para que estuviéramos nosotros. Nosotros tuvimos un debate sobre si gobernar o no con el Partido Socialista y al final todos tuvimos claro que si gobernamos, gobernamos. Si vamos en serio, vamos en serio. Y eso quiere decir que asumimos todas las contradicciones, todos los problemas, que podremos hacer cosas mal, que nos van a dar duro… Pero que no vamos a hacer esto a medias. Gobernar implica asumir responsabilidades de gobierno y asumirlas en muchos ámbitos, las que puedan ser aparentemente más sencillas y más inocuas pero las más importantes también. Yo creo que eso forma parte del estilo de Podemos desde el principio. No nacimos para ser una fuerza política testimonial o subalterna, sino para intentar ganar. A veces lo conseguiremos, a veces no, haremos cosas bien y cosas mal, pero desde el principio nuestra mentalidad ha sido ganadora. Creo que esa es una de las cosas que explica también la caña que nos dan. Hemos sido y somos muy osados y muy descarados, y es lógico que quien lleva muchos años en esto diga: pero bueno, ¿qué os habéis creído? Seguramente, si no hubiésemos sido así, no estaríamos donde estamos.
Hablemos de Italia, ¿qué aprendió allí?
Estuve primero de Erasmus cuando estudiaba cuarto de Derecho. Ese viaje me cambió la vida, también políticamente. Podría decir que políticamente soy un italiano, en Italia hice mi cabeza para pensar la política. Después he estado muchas más veces para viajes más cortos, y en 2007 estuve seis meses redactando mi tesis doctoral en Florencia… El Erasmus lo hice en Bolonia. Era muy importante políticamente, con una histórica alcaldía del Partido Comunista prácticamente desde después de la Segunda Guerra Mundial… Bologna La Rossa, la capital de la Emilia Romagna… Esos lugares tan importantes para el desarrollo italiano. Allí aprendí muchísimo.
¿Conoció los centros sociales? ¿Leyó a Gramsci y a Agamben, a los que tanto cita?
Cuando llegué era militante de las Juventudes Comunistas, con todas sus cosas bonitas y sus encantos. Era una organización muy clásica, muy dogmática, y además no era muy habitual entre los cuadros de las juventudes tener una formación cultural amplia. Había excepciones, en aquella época conocí a Manolo Monereo, y desde entonces le empecé a admirar muchísimo. Italia era otro planeta. Cuando vi los centros sociales, cuando vi las librerías, cuando me empecé a adentrar en las historias de los movimientos sociales de los años 70… Se abrió otro mundo. Allí conocí a amigos con los que después he coincidido en Podemos: a Gemma Ubasart, que también estaba de Erasmus. Allí empezaron una serie de lecturas, aprendí un idioma que no tiene la misma utilidad que el inglés... Pero para la política saber italiano marca la diferencia. Poder leer Il Manifesto, La Repubblica, tener acceso a unos textos que solo están en italiano… Italia tuvo mucha influencia sobre algunas generaciones de activistas madrileños y de otros lugares, y seguramente tiene mucho que ver con la forma en la que se hizo Podemos.
¿Estaba en Génova cuando sucedió la masacre de la Escuela Díaz?
Estaba en el autobús volviendo a España, era uno de los portavoces del Movimiento de Resistencia Global de Madrid, y como hablaba italiano estuve en la avanzadilla. Fue un movimiento que analicé con muchísimo detalle en mi tesis doctoral. Hice una versión de la tesis, que es ‘Desobedientes’, que cuenta aquello con mucho detalle...
Un inciso. Willy Veleta quiere saber con quién va a ver el nuevo episodio de Juego de Tronos
Es un secreto que me voy a llevar a la tumba.
¿Con el Rey? ¿Con el Rey emérito?
No lo puedo decir. ¿Te imaginas? Los dos en un sofá tapados con una manta...
¿Usted cree que Jon Snow… sí o no? Sin hacer spoiler...
A mí me encantaría que sí. Leí en la prensa que tenía contrato, así que eso me hace soñar con que se salva, pero no tengo ni idea de lo que pasará.
Bloque 2. ¿CRISIS, QUÉ CRISIS?
"Nadie es imprescindible en Podemos, tampoco sobra nadie"
¿Hace cuánto tiempo que conoce a Íñigo Errejón?
Nos conocimos cuando yo empecé a estudiar la segunda carrera, en Políticas. Nos llevamos cinco años. Yo tendría 23 y él 18.
Él era un benjamín entonces.
En realidad nunca ha dejado de serlo...
Un lector pregunta si son conscientes del tirón social que tiene la dupla Pablo Iglesias-Errejón. Y añade: ¿Qué aporta cada uno a Podemos?
En Podemos todos aportamos y Podemos no se explica por una, dos o cuatro personalidades. Eso es importante. Incluso en una fuerza política como la nuestra en la que el liderazgo fue desde el principio un instrumento político imprescindible. Ahora hay una coralidad y una necesidad de recuperar el protagonismo de la gente que yo creo que nos debería hacer pensar que Podemos no es el resultado de una, de dos, de cuatro personalidades y de cómo se relacionan. En este caso Íñigo y yo hemos trabajado juntos muchísimos años y ha habido una compenetración intelectual enorme. Hemos hecho muchas cosas juntos, probablemente no haya nadie con quien yo haya firmado tantos artículos académicos como con Errejón. Aun así Podemos está por encima de mí, por encima de Íñigo y por encima de cualquier otro compañero.
¿Cómo definiría sus visiones políticas respectivas? Se dice que Errejón es más peronista, amante del populismo latinoamericano, y que usted sería más un comunista. ¿Responde a la realidad o es esquemático?
Son etiquetas que facilitan la literatura, la manera en que se puede construir un relato, las explicaciones de las cosas. En realidad la formación intelectual del primer grupo de personas de Podemos tiene que ver con una práctica colectiva en la que nos pudimos especializar en diferentes cosas y en la que hay una serie de elementos comunes que nos definen como grupo. Por una parte, el interés que todos teníamos en los fenómenos latinoamericanos, por otra parte nuestras experiencias militantes en movimientos sociales, colectivos de la izquierda radical, y a partir del 15M, a través de la discusión que introdujimos en La Tuerka, una reflexión muy coral en la que participamos muchos sobre las posibilidades de intervención política en España. Todo eso, marcado por nuestro trabajo. Asesoramos a IU, yo estuve después en Galicia con Alternativa Galega de Esquerda. Todas esas experiencias, unidas al hecho de que yo había conseguido abrirme un hueco en los medios de comunicación, nos permitieron lanzar una apuesta política, que fue Podemos. Las etiquetas que tratan de identificar ideológicamente a todos y situarnos para ver quién está más a la izquierda, quién es más moderado… Se producen porque facilita la lectura, el relato. Pero son demasiado esquemáticas para entender cómo pensamos. Lo mejor para entendernos es leer lo que producimos y lo que escribimos, los diálogos entre nosotros...
¿Cuántas almas hay en Podemos, cuáles son las corrientes? Comunistas, anticapitalistas, populistas, indignados del 15M, asociados a CEPS, cristianos de base…
Hay una multiplicidad de posiciones y de historias personales y de biografías, pero en Podemos, por suerte, de momento, no diría que hay diferentes corrientes o almas sino diferentes maneras de ver las cosas, en las que basculamos muchas veces nosotros mismos. Cualquiera que viera un debate en el Consejo Ciudadano o en la Ejecutiva vería cómo cualquiera de nosotros basculamos, en función de los temas y de la discusión concreta. Aunque es muy atractivo calificar con etiquetas y las categorías permiten hacer mapas que nos dan la impresión de entender mejor las cosas, sería muy difícil definir Podemos como una suma de familias políticas que se identifiquen con esas etiquetas. Creo que los elementos fundamentales de Podemos los compartimos todos y que luego en las cosas que podemos discrepar, no discrepamos como grupos organizados, sino como individuos; y eso es positivo.
¿Qué ha pasado en estas últimas semanas, qué balance hace de lo que ha ocurrido en el partido?
En política a veces hay que hacer cambios, mejoras. Esos cambios a veces son difíciles y tienen consecuencias difíciles o incluso desagradables. Pero son imprescindibles. A mí como secretario general me corresponde tomar una serie de decisiones. A veces son muy agradables, divertidas de tomar, y otras son difíciles y desagradables pero no menos necesarias para que vayamos haciendo las cosas mejor. En el caso de una política tan nueva, en una fuerza política en la que el cariño y el amor entre nosotros ha sido tan determinante, seguramente cualquier cambio, cualquier decisión difícil se acusa más. Pero eso forma parte de lo que somos y a mí me gusta que seamos así. Que a nosotros se nos note la tristeza cuando tomamos una decisión difícil en lugar de una sonrisa mal dada creo que habla bien de nosotros.
¿Diría que ha sido una crisis, una fractura, una implosión, una pre-refundación? ¿O un golpe de mano de la Secretaría General?
Diría que es un cambio que recoge una tendencia que es necesaria. Se lo decía a los secretarios de organización cuando hablaba con ellos, les decía que el modelo organizativo surgido de Vistalegre fue seguramente imprescindible para esa etapa pero que ahora toca abrir una etapa nueva, una etapa en la que necesitamos más protagonismo de los territorios, de los círculos, una etapa distinta a aquella en la que teníamos que construir un partido a toda velocidad y afrontar una serie interminable de procesos electorales que eran difíciles. Ahora ya somos otra cosa, estamos mucho más consolidados y creo que toca recuperar un tono organizativo distinto que apueste de manera inequívoca por el protagonismo de la gente y de los círculos. Por eso creo que si el Consejo Ciudadano tiene a bien respaldar la candidatura de Pablo Echenique para ser secretario de Organización, creo que él va a encarnar de manera perfecta ese cambio de tono.
Empleó un tono muy duro en el comunicado de la destitución de Sergio Pascual, en el que algunos han visto un tufo al viejo PCE. Quizá sus votantes echan de menos un poco de autocrítica. ¿Qué errores cree haber cometido desde el 20D? ¿Es consciente de haber cometido errores?
Seguramente sí. Cualquier error político que cometa la organización yo lo tengo que asumir como propio. La crítica y la autocrítica son fundamentales. Muchas veces nosotros, y yo en particular, no somos capaces de comunicar con eficacia. Eso implica un manejo de los tonos y de los registros con los que, a veces, acertamos, y con los que, otras, no acertamos. Eso está muy bien verlo, y cuando te das cuenta de que lo podíamos haber hecho mejor, pues tratar de mejorarlo.
Para ser concretos ¿está hablando de la cal viva y del beso a Pedro? Me refiero al tono...
No necesariamente... En los debates parlamentarios los tonos son duros. Hay que recordar las cosas que se nos dijeron a nosotros. Pero es verdad que muchas veces los tonos pausados y calmados son más eficaces que los tonos más duros. Eso es una cosa que también se va aprendiendo con el tiempo. No es menos cierto también que nosotros estamos donde estamos precisamente porque a veces supimos mantener un tono duro. Mientras el cinismo campaba a sus anchas en los discursos políticos, nosotros fuimos capaces de hablar políticamente del dolor. De decir que mientras estamos hablando aquí, hay gente que está sufriendo mucho, gente a la que están echando de sus casas y gente que lo está pasando muy mal. Pero la política también es el arte de la modulación, y la clave es saber encontrar en cada momento el tono que funciona mejor.
Ha dicho antes que tenía mucha complicidad con Errejón. En pasado. ¿Teme que acabe yéndose del partido?
No lo creo. Del mismo modo que nadie es imprescindible en Podemos, tampoco sobra nadie en Podemos. Estoy convencido de que todos, en este proceso y en este camino, seguiremos aportando lo mejor de nosotros mismos.
¿Qué errores ha cometido Errejón?
Yo creo que Íñigo lo ha hecho bastante bien. Es una magnífica cabeza, es un magnífico intelectual que además practica la política, es un intelectual útil, con el que ha habido una gran complicidad. Y estoy convencido de que la colaboración intelectual y política con Íñigo y con todos los demás compañeros, con Carolina Bescansa, Rafa Mayoral, Pablo Bustinduy… con todos los compañeros con los que trabajo va a continuar, porque además es un elemento imprescindible dentro de Podemos. La política también tiene fases, tiene épocas, y todos estamos madurando mucho: estas semanas en las que han ocurrido décadas, estos meses en los que ha pasado tanto tiempo en España, nos han hecho madurar. Lo que estamos viviendo son momentos de maduración que pueden tener sus puntos dolorosos pero creo que nos van a sacar mucho más fuertes y mucho más eficaces. Nosotros, al fin y al cabo, hemos tenido que hacer en dos años lo que otros han podido hacer en diez o en quince. Es lógico que eso implique ciertos momentos traumáticos, es normal.
Emmanuel Rodríguez ha escrito en Diagonal que los dimitidos del Consejo Ciudadano y otros errejonistas llevaban meses negociando con el PSOE y C’s una moción de censura contra el PP en la Comunidad de Madrid. ¿Usted lo supo?
Yo hablé con José Manuel López (líder de Podemos en la Asamblea de Madrid), que me transmitió esa posibilidad, y le dije que era, evidentemente, una posibilidad interesante, que era una cuestión enormemente importante que teníamos que debatir con calma, que de alguna manera revelaba una contradicción de Ciudadanos, que ante la posibilidad de un gobierno distinto en la Comunidad de Madrid daba la impresión de que prefiere al Partido Popular. Es una opción que hay que pensar y efectivamente sí me han transmitido que es algo a lo que estaban dando vueltas...
¿Y eso lo hizo un grupo afín a Errejón sin su conocimiento?
En ningún caso. De hecho, en el Parlamento no se funciona por grupos ni por corrientes. En todos los parlamentos se funciona orgánicamente como grupo parlamentario y evidentemente tienes que informar, y las decisiones las toma el Consejo Ciudadano, como no podría ser de otra manera.
Hablemos de las confluencias. Las relaciones con Galicia, Valencia y Catalunya no parecen demasiado fluidas...
Yo creo que en esos tres lugares el resultado electoral de los encuentros, que en cada sitio han tenido matices diferentes, han sido buenos. La unión de Podemos con otros actores políticos, tanto en Cataluña como en la Comunidad Valenciana como en Galicia ha producido resultados electorales espectaculares. En Cataluña, al igual que en Euskadi, donde íbamos solos, hemos sido la primera fuerza política, y en la Comunidad Valenciana y en Galicia, igual que en Madrid, en Canarias, en Navarra y en Baleares, donde íbamos solos, hemos sido segunda fuerza. Creo que las cosas van bastante bien y hay bastante satisfacción por parte de todos los actores respecto a cómo han funcionado esas confluencias, y estoy convencido de que se repetirán. Hay una relación en algunos casos de verdadera amistad, por ejemplo, con Yolanda Díez en Galicia, es amiga mía desde hace muchos años, políticamente nos entendemos muy bien, con Xosé Manuel Beiras me entiendo muy bien, con Mónica Oltra me entiendo de maravilla, así como con los compañeros catalanes... Creo que las cosas han funcionado muy bien.
Gerardo Tecé, desde Sevilla, le pregunta: Cataluña y Andalucía han sido tradicionalmente las grandes bolsas de votos que han llevado al PSOE al Gobierno estatal. Parece claro que son las mismas bolsas de votos que Podemos necesitaría para no ser acompañante, sino cabeza de cartel. En Cataluña las cosas les van bien, pero en Andalucía, que es el lugar donde el paro y la desigualdad pegan más fuerte, un lugar que teóricamente debiera ser terreno sembrado para Podemos, están muy, muy lejos del PSOE. Les doblaron en voto en las generales. ¿A qué se debe?
A la estructura social de España. Aun así, lo que nosotros hicimos en Andalucía es increíble, en las elecciones de marzo tuvimos más del 14% y en las elecciones generales, en torno al 17%, ¡en Andalucía! Es verdad que nuestro voto se ha concentrado, como históricamente el voto del cambio en España, en las grandes ciudades y las periferias, en zonas más industrializadas. Aun así, el resultado en Andalucía, para lo que es la estructura social de este país y de Andalucía, es impresionante. Es un desafío mejorarlos. Teresa Rodríguez tiene muy claros los pasos que tenemos que dar para seguir avanzando en Andalucía y ganar. El análisis de Gerardo es correcto: para el Partido Socialista fueron fundamentales esos dos bastiones simultáneamente, Zapatero no hubiera ganado sin contar los resultados en Cataluña y en Andalucía. En Cataluña parece que ahora la fuerza hegemónica somos nosotros y en Andalucía va a costar un poco más pero creo que estamos trabajando en la buena dirección.
Está usted entrando en la segunda parte de la entrevista a Pablo Iglesias, secretario general de Podemos.
En estos dos últimos bloques, Iglesias analiza de forma exhaustiva la situación política española y, más brevemente, la europea.
Durante la conversación, Iglesias muestra su cara más profesional, suave y constructiva. Vestido con piel de cordero, usa a menudo el latiguillo “yo creo que” para dar una imagen más dialogante y escapar de las reiteradas acusaciones --incluso internas-- de arrogancia. Afirma que la gran coalición sería un suicidio para el PSOE, y anima a los socialistas a volver a su programa electoral y a abandonar el "pacto de derechas" con Ciudadanos para formar un gobierno con Podemos, IU, Compromís y los votos favorables del PNV, incidiendo en que la abstención de los grupos catalanes, que el PSOE se niega en redondo a negociar, no supondría ningún deshonor o trauma.
Iglesias argumenta que, si el PSOE rectifica tres puntos clave de su acuerdo con C’s (reforma laboral, reforma fiscal, salario mínimo), Podemos no pondrá ningún obstáculo a que Pedro Sánchez sea presidente, y devolviéndole la anáfora de la investidura, añade que, si este quiere, puede haber un Gobierno progresista "la semana que viene”.
Al mismo tiempo, el líder del partido morado subraya que la presión que ha sufrido Sánchez por parte de su partido y de los poderes financieros es "asfixiante", y reitera la idea de que esos poderes no dejarán que el PSOE pacte con Podemos. Pero descarta que su partido se plantee abstenerse in extremis para dejar gobernar en minoría al PSOE con C's: "Cuando una fuerza política con 5,3 millones de votos le dice a otra con 5 millones, en una situación en la que podrían gobernar juntos perfectamente, 'no, usted pase a la oposición, que va a influir mucho…'. Pues lo mismo podríamos decir nosotros: pasen ustedes a la oposición e influyan".
Sobre Europa, cuenta que mantienen contactos con diversas fuerzas de izquierda (Bloco de Esquerda, PS belga, disidentes del PS francés, Mélenchon...) para forjar alianzas capaces de modular la política económica de la UE. Su idea es que "hay que construir un nuevo espacio con los sectores de la socialdemocracia que quieren recuperar los estados del bienestar en Europa".
submitted by EDUARDOMOLINA to podemos [link] [comments]